Hermanos futbolistas ecuatorianos mueren en accidente
22 diciembre, 2019
Reportan otro motín en cárcel de Honduras; 16 reos fallecidos
22 diciembre, 2019

“Burdo” informe de Piñera sobre presunta intervención extranjera

El informe sobre la presunta intervención extranjera en el Chile, resultó "ridículo". Foto Ap

Aldo Anfossi, especial para La Jornada 

Santiago. El Ministerio Público (Fiscalía) filtró a la prensa chilena un «informe de big data» que recibió del gobierno de Sebastián Piñera y que probaría la «intervención extranjera» en el estallido social en Chile; pero los detalles conocidos hoy no pasan de ser nimiedades, liviandades y no demuestran nada concreto, sino la disposición gubernamental a continuar haciendo el ridículo, dijeron comentaristas.

Cuando el pasado jueves 19 el ministro del Interior, Gonzalo Blumel, puso el informe en manos de la Fiscalía, dijo que «se entregó información extraordinariamente sofisticada a partir de análisis con tecnología de big data, que dan cuenta de antecedentes que son importantes para la investigación penal». Pero inmediatamente, el fiscal nacional, Jorge Abbott, la minimizó señalando que contenía «información de fuentes abiertas, no de inteligencia» y dudó de su utilidad procesal.

Piñera, desde el día uno de la crisis, además de hablar de que «estamos en guerra contra un enemigo poderoso», ha insistido en entrevistas de prensa con la idea de una agresión extranjera y de que se trata de una organización poderosa y con recursos sofisticados.

Lo cierto es que en el informe de 112 páginas, del cual algunos detalles fueron publicados por el diario La Tercera, no se entrega ninguna evidencia concreta de la participación de grupos organizados de extranjeros en territorio chileno, y menos que un gobierno esté conspirando contra Piñera.

«El informe es ridículo y no resiste análisis, quiere comprobar la historia de intervención extranjera pero no ofrece ninguna prueba. Es una suma de incongruencias y de fake news», dijo el analista Cristián Fuentes, politólogo de la Universidad Central.

En tanto que el senador Ricardo Lagos (centroizquierda), planteó que «un Gobierno con un severo déficit de liderazgo, no puede seguir exponiéndose a situaciones rayanas en la ridiculez internacional de esta manera».

Otro parlamentario, el diputado socialista Marcelo Díaz, planteó que «con el bochorno del estudio BigData, el Gobierno sigue sosteniendo la tesis del enemigo extranjero y poderoso de forma irracional. Pero ahora se torna más grave, porque gasta dinero público torpemente. Necesitamos política, no criminalizar el #KPOP».

El Partido Comunista comentó: «A quienes nos acusan de burlarnos del informe de ‘inteligencia’, les decimos fuerte y claro: sí. Lo que hace (el ministro Gonzalo) Blumel es un chiste, es absurdo, una tontera. Pero además, es grave, le debe una explicación al país, a la justicia y a las leyes básicas de la lógica».

El informe de Piñera

El informe se refiere a la actividad en redes sociales desde el 18 de octubre, día que comenzó el estallido, hasta el 21 de noviembre, concluyendo que 19 por ciento de los mensajes provino del extranjero. Señala haber analizado casi cinco millones de autores únicos que generaron 60 millones de comentarios e identifica cinco grupos de opinión o influencia, dos de carácter internacional, los canales de televisión ruso Actualidad RT y el venezolano Telesur.

Entre los personajes internacionales identificados como influenciadores contra Piñera, se menciona al cantante español Ismael Serrano y el actor argentino Juan Diego Botto, quienes compartieron en sus redes una serie de videos de la crisis y especialmente un video del artista puertorriqueño Residente. Un segundo grupo internacional muy activo, pero con menos recepción, se trataría de partidarios de Piñera radicados principalmente en Venezuela, México, Argentina y España, quienes apuntan al gobierno de Nicolás Maduro y el Servicio Bolivariano de Inteligencia como responsables. El tercer grupo que preocupa al gobierno son los jóvenes a los que identifica como aficionados al K-Pop, un estilo de música juvenil coreana, a quienes se les sindica como altamente influenciados por sitios de difusión de noticias alternativas. En este grupo se nombra como los más influyentes a la cantante chilena Mon Laferte y a la comediante Paola Molina. Hay otro grupo con cuentas con más de un millón de seguidores, cientos de miles de comentarios y retuits, como las de los futbolistas Claudio Bravo y Gary Medel, quienes han apoyado abiertamente las movilizaciones. Por último hay un quinto grupo que son los seguidores nacionales del gobierno y del político ultraderechista José Antonio Kast.

También se señala que varios de los grupos en Internet en que se organizan manifestaciones están creados desde el extranjero y que en ellos se insta a las protestas.

Según La Tercera, ninguno de los antecedentes vertidos en las 112 páginas reviste un carácter delictual.

La publicación, que también desató la burla e ironías en las redes sociales, fue defendida por la ministra Karla Rubilar, portavoz gubernamental, quien insistió en que «mucho del incentivo de la protesta social violenta ha venido de fuera de Chile», según declaró a un programa de televisión.

JSL
JSL