Juan Manuel Portal dejará la ASF; Javier Pérez, el relevo
26 diciembre, 2017
Mueren cuatro y desaparecen unos 100 tras naufragio en el Mediterráneo
Rescatan a más de 250 inmigrantes en el Mediterráneo
26 diciembre, 2017

Causa revuelo en Brasil cantante que exhibe celulitis en video

Escena del video ‘Vai malandra’. Al centro Anitta. Foto Archivo

Dpa

Río de Janeiro.

A sus 24 años, Anitta es desde hace tiempo una de las cantantes más reconocidas de Brasil. Esta semana, sin embargo, su carrera avanzó varios casilleros de una sola movida y, con el lanzamiento de su nuevo video, la estrella pop sudamericana parece haber abierto finalmente las puertas de la fama global.

El posible ingreso de la artista a los escenarios del mundo llegó de todas formas repleto de polémica. Desde que fue publicado en YouTube, el 18 de diciembre, su tema musical Vai malandra se volvió tema de conversación en todo Brasil.

En sólo cinco días, el video fue visto más de 43 millones de veces. Los diarios más importantes del país, así como los programas de televisión le dedicaron mucho espacio, con críticas y elogios por igual.

Vai malandra (cuya posible traducción al español sería Adelante, chica mala) comienza con una toma de 11 segundos del trasero de Anitta, en primer plano. En la filmación se aprecia claramente que la artista, quien siempre ha utilizado el recurso de la sexualidad para construir su imagen, tiene celulitis.

La decisión de no haber editado el video para eliminar los tejidos adiposos llamó tanto la atención en Brasil que son varios los medios que dicen que, gracias a Anitta, la celulitis tendrá auge en el verano en el país.

Fue una decisión mía no editar el video, contó Anitta al diario O Globodespués de que fue publicado. La mujer real tiene celulitis. Estoy feliz por el impacto positivo que la mía tuvo en las mujeres. Debemos unirnos y parar de juzgar los cuerpos y las elecciones de las otras, continuó.

En entrevista con el mismo diario, Daniel Coimbra, dermatólogo de varios artistas brasileños, afirmó: “Cuando vi el video, no creía que fuera Anitta: es muy difícil que una artista acepte exhibir su imagen así.

Creo que es una postura excelente. Mientras más gente muestre que existen traseros con celulitis y podamos ver la realidad sin exceso de Photoshop, estaremos evitaremos patologías relativas a la ansiedad, depresión y trastornos de la alimentación, sostuvo.

El día de su lanzamiento, Vai malandra se convirtió en el video brasileño con más visitas en 24 horas (más de 14 millones) y además, por primera vez en la historia, una música en portugués ingresó en el Top20 de más escuchadas en la plataforma Spotify a escala global.

A partir de esos datos y de la repercusión que su nuevo tema tuvo en Estados Unidos y Europa (el diario británico The Guardian le dedicó un reportaje especial), en su país se comenzó a hablar de Anitta como de “la primera popstar brasileña”.

Nacida en los suburbios de Río de Janeiro, como Larissa de Macedo Machado. Anitta comenzó su carrera hace siete años como cantante de funk, género musical asociado a las favelas de Río de Janeiro y conocido por sus referencias explícitas al sexo, tanto en las composiciones como en los videos.

Con el tiempo, pasó del funk al pop. Sus anhelos de convertirse en una estrella mundial empezaron a dar frutos este año con el lanzamiento de temas en inglés y en español junto a los reguetoneros Maluma y J Balvin, la banda estadunidense Major Lazer y al DJ y productor sueco Alesso.

Otro de los motivos de la polémica que acompaña al clip de Vai malandraes que fue dirigido por Terry Richardson, un renombrado fotógrafo estadunidense que ha trabajado con estrellas como Giselle Bündchen y Kate Moss, pero que ha sido acusado de abusar sexualmente de varias modelos.

Pero, además de la visibilidad de su celulitis y de la elección de Richardson, el video de Anitta también suscitó debate debido a que la cantante decidió volver a su raíz funk.

Filmado en Vidigal, una de las favelas más conocidas de Río de Janeiro, el video realza, en sus menos de cuatro minutos de duración, la estética y la cultura de esos asentamientos: calles angostas, pasillos, mototaxis, personas reales del lugar, piscinas improvisadas en terrazas y, principalmente, muchos cuerpos semidesnudos, transpirados y una constante referencia a la sexualidad.

El tenor sexual del tema llevó al cantante local Lulu Santos, reconocido sambista, a decir que la música popular brasileña había regresado a su fase anal.

Nada fue inventado

El video expone la realidad del funk y de las favelas. Mostramos todo cómo es, y la alegría de las comunidades. Cualquiera que suba a los morros verá todo lo que se ve en el material. Nada fue inventado, sostuvo Anitta.

Incluso el peinado de la cantante provocó reacciones en Brasil. Por las trenzas que eligió, hubo organizaciones que abogan por los derechos de los negros que acusaron a Anitta de apropiación cultural.

En entrevista con Marie Claire en su versión brasileña, Stephanie Ribeiro, reconocida activista, señaló que la cantante usa la negritud sólo cuando le conviene. Consultada por el asunto, la cantante exaltó los ánimos al responder: Una trenza es una trenza.

Así, entre reivindicaciones a la celulitis y a la cultura de las favelas, elecciones polémicas y transpirando sudor y sexualidad, Anitta es tema de debate de todo Brasil y prepara su asalto definitivo a las grandes ligasde la industria musical global.