Felicita OMS a México por estrategia contra Covid-19
26 mayo, 2020
Personal del hospital Adolfo López Mateos protesta por falta de insumos
26 mayo, 2020

Chile: Piñera, complicado por la lenta distribución de alimentos

Mujeres chilenas protestan contra la falta de apoyo del gobierno durante esta pandemia. Foto Ap

Aldo Anfossi/ Especial para La Jornada 

Santiago. Mientras el ministro de Salud de Chile, Jaime Máñalich, reconoció este martes que fallaron sus modelos sobre cómo controlar la propagación del coronavirus —los contagios se acercan a 80 mil con más de 800 muertos—, la promesa del presidente Sebastián Piñera de entregar 2.5 millones de cajas con víveres a los hogares más pobres, se convirtió por improvisada en un endemoniado problema logístico que sólo consigue alimentar la desesperación y la ira en las barriadas de Santiago, con cientos y cientos de vecinos protestando.

El jefe del gobierno regional de Santiago, Felipe Guevara, puesto al frente de la distribución tras la ocurrencia de Piñera el domingo 17, reconoció que apenas la semana pasada se compraron las primeras 500 mil cajas.

Guevara, que definió como “un tema de metas y no de plazos” el desafío que tiene, prometió duplicar la velocidad de distribución para concluir en junio, pero los cálculos más optimistas señalan que será a fines de julio cuando podrán alcanzar la meta.

Gonzalo Durán, alcalde de Independencia, un municipio de 100 mil habitantes al norte de Santiago que, como muchos otros, lleva dos meses entregando ayuda social de emergencia por cuenta propia, dijo a La Jornada, que la distribución comprometida por Piñera “ha sido extremadamente lenta y a nivel nacional estamos por debajo de 50 mil cajas”.

En Independencia, transcurrida una semana desde la promesa, el gobierno entregó dos mil cajas y prometió otras 500 mañana, por lo cual “a este ritmo nos demoraríamos por lo menos tres meses”, dijo.

La cooperación del gobierno, añadió, permitirá llegar a 25 por ciento de la población vulnerable, en el caso de su comuna, unas 30 mil.

“Es un mecanismo lento y propusimos transferir directamente a las familias un aporte que les permita comprar en los comercios locales, estimulando las economías de los territorios; pero el gobierno persiste en la entrega casa a casa lo que significa que para llegar a la totalidad tendrán que pasar varios meses, lo cual se contrapone al sentido de urgencia de la medida”, comentó.

Mientras, de día y de noche en decenas de barrios modestos de Santiago, pese al toque de queda y la presencia de carabineros y de militares, los vecinos salen a protestar por las carencias, levantando barricadas, encendiendo fogatas y también enfrentándose con los uniformados que, de acuerdo testimonios en redes sociales, se pasean en blindados por algunos sectores y no han dudado en efectuar disparos.

Piñera, cada vez más agobiado por la situación, llamó a “un gran acuerdo nacional” porque “el diálogo y la colaboración son más necesarios que nunca”. “Mientras más difícil es la situación, más grandes los problemas. Mientras más exigentes los desafíos más diálogo, más acuerdos, más colaboración necesitamos en nuestro país”, explicó.

Pero desde la oposición se observa poca disposición a dialogar y sí un deseo de imponer obsecuencia. “Es una mala manera de aproximarse al diálogo, un acuerdo nacional en una situación compleja implica necesariamente ceder y en general ha habido poca voluntad de ello. En las discusiones que ha habido acerca del ingreso familiar de emergencia o sobre distintas medidas, el gobierno ha tenido poca voluntad de escuchar y eso hace que la oposición tome distancia”, comentó la politóloga Gloria de La Fuente, de la Fundación Chile 21.

Las declaraciones de Máñalich

La gota que parece colmar el vaso la dejó caer el ministro Máñalich, quien durante una visita a un hospital privado, mencionó que “todos los ejercicios epidemiológicos, las fórmulas de proyección con las que yo me seduje en enero, se han derrumbado como castillo de naipes”.

El ministro, un hombre duro de trato y polémico en su estilo de gestión pero firmemente apoyado por Piñera, agregó que “hay que decirlo con franqueza, navegamos en una suerte de oscuridad en que cada día vale: cuántos pacientes nuevos hay, fallecidos, hospitalizados, el número de ventiladores; tenemos que ser obsesivos en enfrentar la realidad”.

Máñalich reconoció la compleja condición a la que está sometido todo el aparato sanitario del país, declarando que “la realidad ha superado cualquier modelo” y definiendo al distanciamiento físico como “nuestra única esperanza”.

JSL
JSL