Gobernador de La Habana no negociará marcha opositora
20 octubre, 2021
Gana Pemex caso contra Oro Negro en la SCJN
20 octubre, 2021

China busca liderar en energías limpias; AL es el “campo de batalla”

Desde 2013 incrementaron las importaciones de celdas fotovoltaicas desde China hacia AL, dijo en conferencia de la UNAM el investigador, Óscar Ugarteche. Foto: Afp / Archivo

Dora Villanueva

China busca liderar el cambio hacia energías limpias y desde hace al menos una década ha preparado el terreno en América Latina. Ha destinado inversión extranjera directa a la región, ha dado préstamos bancarios para proyectos de ese tipo e incluso es el principal proveedor de equipos y vehículos que no dependen de combustibles fósiles, explicó Óscar Ugarteche Galarza.

“Para China el tema de la energía limpia, de ser el líder en energía limpia, es un tema fundamental y el campo de batalla para colocarla es América Latina”, expuso el investigador, durante una conferencia convocada por el Centro de estudios China-México (Cechimex) de la Universidad Nacional Autónoma de México.

La economía asiática ha impulsado en América Latina el cambio de matriz energética hacia una menos dependiente de fuentes fósiles. Su rol en este sector se observa “en la producción de tecnología, en el comercio de esa tecnología, en las inversiones directas que llevan la tecnología, en los préstamos para la compra de los equipos de esa tecnología y en la exportación de vehículos”, enlistó.

Por ejemplo, las importaciones en América Latina de celdas fotovoltaicas —insumo para transformar la energía proveniente de sol en eléctrica— se dispararon en 2013 y han continuado una tendencia ascendente desde ese año, mismo en que China cambió su estrategia de inversión en la región, de energía fósil a limpia.

Si bien la inversión de Estados Unidos en América Latina es casi cuatro veces más alta que la de China, se encuentra concentrada en Brasil y México. En cambio, la de empresas chinas se ha distribuido y tiene como principales receptores a Brasil, Ecuador, Chile, Cuba, Perú, Argentina y Venezuela; mientras en México se han concentrado en minería y en el sector automotriz, abundó Ugarteche Galarza.

De acuerdo con la investigación que preside el académico, entre 2005 y 2020 la inversión China en América Latina ha ido en una mayor proporción a proyectos energéticos. A ese sector se han destinado 80 mil millones de dólares —y desde 2013 se recargaron en proyectos de fuentes menos contaminantes—, seguido de lejos por la minería, rubro al que se han entregado poco más de 30 mil millones de dólares.

En cuanto al parque vehicular, México es el país de América Latina que más autos eléctricos importó en 2020. En total mil 216, pero en su mayoría tuvieron como origen Estados Unidos, un dato que rompe con la tendencia en el resto de la región, que recibe el principal suministro de China.

Mientras México compró a China 334 vehículos eléctricos de los mil 216 que ingresaron al país el año pasado, Cuba —como segundo mayor consumidor de este tipo de unidades en el continente— sumó mil 59, y la cuota de la economía asiática en este tipo de mercado es predominante en el resto de países latinoamericanos.

En ese sentido, Ugarteche Galarza consideró que en México los vehículos eléctricos están orientados hacia un “símbolo de estatus, más que un cambio en la matriz energética”, lo que puede explicar por qué en su mayoría se adquieren a marcas estadounidenses, entre las que se encuentra Tesla.

Tal como en Estados Unidos, en México la política energética “parece estar centrada más en petróleo que en energías limpias”, pero el viraje hacia fuentes menos contaminantes es una tendencia mundial, que eventualmente se tendrá que asumir, explicó.

Si bien aún se deben ponderar los riesgos ambientales que conlleva la explotación de fuentes de energía que se perfilan a ser menos contaminantes, como el litio, la prioridad por ahora es una matriz energética al tanto del cambio climático.

“Si hay que escoger, primero limpiemos el aire (…) estamos en un cambio de matriz energética, pero un pasito para adelante y otro para atrás”, matizó.