Gana fuerza la campaña contra la serie sobre esclavos de HBO
31 julio, 2017
Incendio deja miles de llantas quemadas en Puerto Vallarta
31 julio, 2017

Congreso de Brasil decide sobre futuro de Temer por el caso «Lava Jato»

El miércoles el Congreso de Brasil decidirá si acepta la denuncia por corrupción contra su presidente, Michael Temer. Foto Ap

Dpa

Río de Janeiro/Brasilia. El presidente de Brasil, Michel Temer, vuelve a afrontar este miércoles un momento decisivo para su futuro político cuando el Congreso decida si acepta la denuncia por corrupción contra él por el caso «Lava Jato».

La votación podría allanar el camino para un proceso de impeachment contra Temer, que asumió el poder hace apenas un año y que es acusado de haberse beneficiado de sobornos.

La derrota para el líder conservador, sin embargo, es vista en estos momentos como poco probable, ya que la Cámara baja debe retirar con una mayoría de al menos dos tercios (342 de 513 diputados) la inmunidad de Temer para que éste pueda ser sometido a juicio. El presidente cuenta aún con una cómoda base parlamentaria.

No obstante, los apoyos se han reducido en las últimas semanas debido a la gravedad de los cargos contra Temer, denunciado por la fiscalía por corrupción, lavado de activos y asociación criminal. Si el Congreso da el visto bueno, el Tribunal Supremo (STF) puede suspender de inmediato a Temer para la apertura del juicio.

Según estimaciones del diario «Estado de Sao Paulo», 188 parlamentarios se han decantado ya a favor de aceptar la denuncia, mientras que 110 apoyan al presidente. Otros 215 no han dejado entrever cómo votarán. Debido a lo que se prevé como un duro enfrentamiento político en la Cámara, es posible que la votación se extienda hasta el jueves.

El Gobierno intensificó en los últimos días sus esfuerzos para enterrar la denuncia penal contra Temer presentada a finales de junio por el fiscal general de la república, Rodrigo Janot.

Entre otras maniobras, Temer aprobó proyectos de ley presentados por parlamentarios indecisos por un monto de seis millones de dólares entre junio y julio, según «Estado». Asimismo, autorizó que 12 ministros que también tienen cargos como diputados reasuman sus mandatos parlamentarios para sumar votos a su favor. La oposición de izquierda acusa al presidente de «comprar» apoyos.

Pero incluso una victoria de Temer en la votación vuelve improbable una salida a la crisis institucional en la economía más grande de América Latina.

Las bancadas opositoras apuestan por que la moción parlamentaria, incluso si es favorable a Temer, dañe más la imagen pública del presidente de cara a una nueva denuncia por corrupción.

«Si no conseguimos alcanzar en esta primera denuncia los 342 votos necesarios, la exposición de los diputados al lado de Temer va a poner la presión de la sociedad sobre ellos», consideró el diputado Alessandro Molon, del partido ecologista de izquierda Rede.

Castigado por las denuncias de corrupción y cuestionado desde que asumió el cargo por la controvertida destitución de su predecesora Dilma Rousseff, Temer cuenta actualmente apenas con un cinco por ciento de apoyos entre la población, según las últimas encuestas.

El fiscal Janot ya ha sugerido que presentará más denuncias contra Temer por corrupción. Muchos analistas consideran que la inestabilidad política acompañará por eso al país hasta que termine el mandato del líder conservador en diciembre de 2018.

El caso de Temer está enmarcado en la megacausa «Lava Jato» («Lavado de autos»), que desató una serie interminable de escándalos en torno a casi toda la clase política brasileña hace tres años. La operación tiene en la mira a decenas de políticos y empresarios por una enorme red de pago de sobornos en torno a la petrolera estatal Petrobras.

Las acusaciones contra Temer saltaron a la luz en mayo, cuando se dio a conocer una denuncia del empresario Joesley Batista, dueño del gigante industrial JBS, el primer productor de carne del mundo.

Batista acusa a Temer de haberse beneficiado durante años del pago de coimas. Entre otras pruebas, el empresario presentó un audio grabado a escondidas de una conversación suya con Temer, en la que el presidente parece avalar el pago de sobornos a políticos.