Niegan amparo a Jorge Luis Lavalle contra prisión preventiva
4 mayo, 2021
Identifican a menor de edad que murió en accidente de L12
4 mayo, 2021

Corte argentina falla contra medidas sanitarias del presidente Fernández

Argentina se encuentra en su peor momento de la pandemia por el Covid, ya que en promedio reporta hasta 26 mil nuevos casaos diarios. Foto Ap

Stella Calloni, corresponsal

Buenos Aires. El presidente, Alberto Fernández, advirtió este martes que continuará “cuidando la salud de los argentinos por más que se escriban muchas hojas de sentencia” en respuesta a un sorprendente fallo de la Corte Suprema de Justicia que avaló la posición del gobierno de la ciudad de Buenos Aires de mantener las clases presenciales, a pesar de la grave situación sanitaria, y la vice presidenta Cristina Fernández de Kirchner calificó la resolución como un “golpe de Estado contra la instituciones”.

En el mismo fallo, la Suprema Corte adjudicó al monopolio mediático del Grupo Clarín la decisión de aumentar los precios de sus tarifas de Internet, cable y celular cuando lo decida, desconociendo la resolución del presidente Fernández que estableció que debían considerarse como un servicio público para toda la población.

En estos momentos en la peor ola de la pandemia de coronavirus, cuando es necesario tomar medidas de restricción y las cifras de contagiados oscilan entre 26 y 29 mil nuevos casos diarios y entre lunes y martes murieron casi mil personas, superado todas las cifras del año pasado, el jefe de gobierno porteño Horacio Rodríguez Larreta, de la opositora Cambiemos (Juntos por el Cambio) decidió ordenar el retorno a las clases presenciales, desconociendo el decreto presidencial que establecía dos semanas de suspensión.

La mayoría de las provincias adoptaron las decisiones presidenciales, salvo la ciudad de Buenos Aires y también la provincia de Mendoza gobernada por la oposición. En ambos lugares la epidemia alcanzó los más altos índices desde 2020. Ahora se llegó a la cifra de 65 mil muertos desde que comenzó la pandemia.

En este momento, después de todos los esfuerzos realizados por el gobierno nacional, haciéndose cargo de ayudar a los hospitales de esta capital abandonados a su suerte por el gobierno porteño, los medios ligados a la oposición (la amplia mayoría) se convirtieron en una permanente incitación a violar todas las normas y protocolos sanitarios. .

A pesar de las huelgas de los docentes, las escuelas especialmente, las privadas siguen funcionando con escasa asistencia, pero llevan a circular a casi un millón de personas, mientras en la provincia de Buenos Aires, la más grandes del país, hay suspensión de clases presenciales, hasta el 21 de mayo.

La vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner dijo que la Corte Suprema ha decidido que el Poder Ejecutivo Nacional “no tiene competencias para tomar medidas sanitarias. Ante este escenario, digo yo… para poder gobernar ¿No será mejor presentarse a concursar por un cargo de juez al Consejo de la Magistratura o que un presidente te proponga para Ministro de la Corte?”

“Está muy claro que los golpes contra las instituciones democráticas elegidas por el voto popular, ya no son como antaño”, añadió.

El presidente Fernández anunció la reactivación de una política educativa iniciada en el pasado gobierno de Fernández de Kirchner (2007-2015) «Conectar Igualdad», descontinuada por Macri, en el que se entregaban computadoras a los estudiantes.

En la resolución de la Corte, cuyo presidente Carlos Rosenkrantz, fue nombrado por decreto por Mauricio Macri, no menciona la pandemia ni siquiera la emergencia sanitaria, sino el tema educativo, como si el decreto dictado por el presidente, no correspondiera a una situación gravísima y es claramente constitucional.

La Corte ni siquiera menciona la constitucionalidad que ampara al decreto presidencial, sino que sostiene “que no hay suficiente fundamentos” para suspender las clases, cuando esta ciudad es la que tiene más contagiados y más muertos.

Por otra parte, el gobierno nacional después de analizar todas las irregularidades del fallo recordó que la Ciudad de Buenos Aires, tenía facultades para adoptar medidas para aliviar la situación y el crecimiento de casos en el Gran Buenos Aires y generó una situación de alarma epidemiológica y sanitaria que podía llevar, en poco tiempo, a la saturación del sistema de salud.

Una fuerte reacción de diversos sectores políticos, académicos y otros rechazaron esta acción de la Corte, que mayoritariamente es considerada como un golpe de Estado contra las instituciones , poniendo en evidencia una posición que la ubica violando una y otra vez normas jurídicas, saltando sobre todos los otros poderes.