Presidencia: Peña no pidió a Slim defender la nueva terminal
18 abril, 2018
La capital, panacea para constructoras
18 abril, 2018

Crece tensión en Francia: nuevos paros en trenes y Air France

Estudiantes usan cajas que dicen "Lucha, Estudiantes, Violencia, Deber, Movimiento, Estado", frente a una entrada bloqueada en el Instituto de Estudios Políticos (IEP) o Sciences Po, en París, Francia. Foto: Ap

Afp y Dpa

París.  A la huelga contra la reforma ferroviaria en Francia, que paraliza hoy de nuevo gran parte del tráfico de trenes, podrían sumarse ahora acciones de protesta en el sector energético, según el sindicato CGT Mines-Énergie, que amenazó con cortar la electricidad de distintas empresas en los próximos días.

Además de los ferroviarios, hoy también están en huelga los empleados de la compañía aérea Air France, que piden un aumento salarial, lo que obligó a la aerolínea a cancelar cerca del 30 por ciento de sus vuelos.

Por su parte, en el sector energético los sindicatos exigen el «fin de la liberalización del mercado de la electricidad y el gas». Los cortes de luz estarán dirigidos a las empresas que han despedido a trabajadores o han criminalizado el trabajo sindical, dijo el sindicalista Sébastien Menesplier al periódico Le Parisien.

La tensión aumenta en Francia con el bloqueo de la universidad Sciences Po en protesta por una reforma educativa impulsada por el presidente Emmanuel Macron, mientras que las huelgas en el sector ferroviario siguen paralizando una parte de la red en todo el país.

Alrededor de 70 estudiantes ocupan desde el martes por la noche el Instituto de Ciencias Políticas de París para manifestarse en contra de la aplicación de criterios de selección para el ingreso a las universidades públicas en Francia. El acceso principal al edificio se encontraba cerrado este miércoles, una decisión tomada por la dirección del instituto por «motivos de seguridad».

«Hay un hartazgo político general», explicó Lounes, estudiante en Máster. «Debemos mostrar una cohesión frente a la selección», destacó.

«¡Es una vergüenza!», denunció en cambio Paul, estudiante en primer año. «Es una minoría la que está bloqueando. Mucha gente quiere ir a clase. Hay una minoría silenciosa que no quiere esto», señaló.

El rector de la universidad de Ruán, en el norte de Francia, también anunció que su campus principal permanecerá cerrado hasta el lunes, después de que estudiantes tomaran varios locales del establecimiento.

Desde marzo los estudiantes franceses protestan contra la implementación de nuevos criterios de selección para el ingreso a las universidades públicas, considerados como una violación del principio de «educación gratuita para todos».

La movilización estudiantil coincide con la huelga de trabajadores de la empresa nacional de ferrocarriles (SNCF), que el miércoles protagonizaban una cuarta ronda de paros a nivel nacional en contra de una reforma del sector lanzada por Macron.

Los ferroviarios, que mantienen un pulso con el gobierno desde abril, llaman a una movilización «de alto nivel» en contra del proyecto de ley del ejecutivo que prevé, entre otros, la supresión para los nuevos empleados del estatuto especial de los trabajadores de la SNCF y la apertura del sector a la competencia.

Pese al debilitamiento de la protesta en comparación a la semana pasada, miles de usuarios seguían viéndose afectados. Sólo uno de cada tres trenes de alta velocidad (TGV) y uno de cada cuatro trenes interurbanos circulaban el miércoles.

Los sindicatos convocaron para el jueves una jornada de manifestaciones nacionales interprofesionales para intentar consolidar un frente unido contra la agenda de reformas de Emmanuel Macron. Se espera que funcionarios, empleados ferroviarios y estudiantes retomen el asfalto, después de las últimas manifestaciones del 22 de marzo, que sacaron a las calles a 300 mil personas, según cifras de la policía.

Sumándose a la contestación, la principal organización sindical del sector energético en Francia anunció este miércoles huelgas intermitentes hasta finales de junio con «cortes dirigidos» a «empresas donde se despiden a empleados» o que «criminalicen la acción de los sindicatos». Estos, que piden la creación de un nuevo servicio público de gas y electricidad, buscan una «convergencia de luchas», explicó Sébastien Menesplier, secretario general del sindicato CGT.

Macron, que dijo el domingo escuchar «toda la cólera» de los manifestantes, ha advertido que no cederá en sus reformas. El miércoles durante una visita al este de Francia, fue abucheado por empleados ferroviarios y protagonizó un acalorado debate con un sindicalista que lo acusó de erosionar los derechos de los trabajadores. «No vamos a dejar que la reforma pase», le gritó un grupo de manifestantes. «Creo profundamente en la reforma que hemos emprendido, les pido que acepten un cambio», les respondió el mandatario.

60% de los franceses están «descontentos» con la acción de Macron, quien cumplirá el próximo mes un año al frente del gobierno de Francia, según una encuesta Ifop-Fiducial difundida el miércoles.

JSL
JSL