reventa América campeón de la Concacaf; vence 2-1 a Tigres
Detienen a 54 por reventa en el América-Tigres
28 abril, 2016
Avanza reforma que permite cateos militares en bienes civiles
Avanza reforma que permite cateos militares en bienes civiles
28 abril, 2016

Cuando le encuentras el gusto a las matemáticas, ya no paras”

Cuando le encuentras el gusto a las matemáticas, ya no paras”

Por Mónica Mateos-Vega

La joven jalisciense Olga Medrano, a sus 17 años, ha dedicado casi la mitad de su vida a entrenarse para participar en diferentes concursos de matemáticas. Un esfuerzo que para ella no ha significado sacrificios, sino placer, y que hace una semanas le brindó una gran recompensa: convertirse en la primera mexicana en obtener medalla de oro en la Olimpiada Europea Femenil de Matemáticas (EGMO, por sus siglas en inglés), que se realizó en Rumania.

Olga y su compañera Alka Xavier Earathu, del estado de Morelos, quien ganó medalla de plata, le dieron batalla a los temibles equipos asiáticos, que siempre se llevan los primeros lugares gracias a su gran habilidad para resolver problemas matemáticos.

La noticia corrió como pólvora en el país a través de redes sociales. A las pocas de horas de conocerse el triunfo de las jóvenes estudiantes de bachillerato, el presidente Enrique Peña Nieto les envió un mensaje de felicitación en su cuenta de Twitter.

En entrevista con La Jornada, Olga narra que fue su hermano mayor, Adán, quien le contagió el entusiasmo por las matemáticas, pues también desde los 10 años comenzó su participación en olimpiadas tanto nacionales como internacionales.

Cuando le encuentras el gusto a las matemáticas, ya no paras, dice con convicción la ganadora al hacer un recuento de todas las competencias en las que ha participado, algunas con buenos resultados y otras no tan afortunadas.

“Nunca me desanimé cuando alguna vez me eliminaron –continúa–; lo importante es seguir, ser constante. Al principio no entendía los temas acerca de los que platicaban los demás participantes, pero aun así se me hacían interesantes y me propuse comprenderlos; eran cosas, por ejemplo, sobre la relatividad.

Desde pequeña he sido muy curiosa y me gusta todo lo relacionado con la ciencia; también toco el piano y pinto, claro, no de manera profesional; lo reciente que hice fue un retrato de mi abuelita en acuarela.

Olga no se considera una chica fuera de lo común, mucho menos nerd.No ando sumando y multiplicando todo el tiempo, bromea.

Cuando no asiste a los entrenamientos de matemáticas debe ponerse al corriente con las tareas de la escuela, algo que en la secundaria le costó trabajo, pero es cuestión de organizarse.

Luego, como toda adolescente, por las tardes se tumba en su cama parachatear con sus amigas con su celular, ver videos en Internet o su serie favorita de televisión, El príncipe del rap. Las medallas que ha obtenido a lo largo de siete años, entre ellas dos de oro internacionales, las tiene colgadas en un clavo en la pared de su recámara.

Las próximas semanas Olga participará en un proceso selectivo con miras a participar en el más importante de todos los concursos: la 57 Olimpiada Internacional de Matemáticas, que se realizará en julio en Hong Kong.

Es bueno tener sueños, pero es importante tener los pies bien puestos donde estás y trabajar muy duro para llegar a ello. Hay que concentrarse. Hay que echarle ganas siempre a lo que uno hace y en el momento hacerlo lo mejor posible, afirma Olga sin poder ocultar la felicidad que la invade desde su viaje a Rumania.

Sus triunfos en olimpiadas, añade, la ayudaron a conseguir una beca en el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT), donde también estudia su hermano. Mis medallas fueron la parte más sustanciosa de mi solicitud, ellos aprecian mucho esos logros.

Urgente, cambiar el enfoque de los planes de estudio

La madre de la campeona, Olga Martín del Campo, de profesión contadora como su esposo, luego de la experiencia de tener dos hijos participando en olimpiadas matemáticas considera que es urgente que cambie en México el enfoque de los planes de estudio de educación básica en cuanto a la enseñanza de esa área, pues el modelo es totalmente diferente al que se aplica en los entrenamientos para los concursos, donde los chicos se acercan a las matemáticas de manera creativa.

“Esa materia me daba flojera cuando iba a la escuela, porque enseñaban, y se sigue enseñando, de manera metódica, muy rígida. Al ver a mis hijos en los entrenamientos me di cuenta de que ahí se fomenta antes que nada el pensamiento creativo, claro, con mucha lógica. Los maestros deberían tomar la voz y las autoridades educativas darse cuenta de que los buenos resultados que están teniendo nuestros olímpicos no se deben a los programas oficiales.

Ojalá que el triunfo de Olga, que ha tenido tanta difusión, sirva para que se haga algo al respecto, para sembrar en los niños la semilla del entusiasmo por las matemáticas, y que se pongan las pilas los gobernantes, concluye la mamá de la campeona.

Para más información de las fechas de los concursos se puede consultar en la página web: ommenlinea.org/, y para interesados en la ciudad de México en omdf.matem.unam.mx/.