Iniciativa de ley de biodiversidad echa abajo protección a especies
20 enero, 2017
Donald Trump presta juramento como presidente de Estados Unidos
20 enero, 2017

Cuestiona hijo muerte «accidental» de juez brasileño

Imagen del 24 de octubre de 2016, del ministro Teori Zavascki, quien debía aprobar en las próximas semanas las conclusiones jurídicas de las investigaciones anticorrupción de ‘Lava Jato’. Foto Xinhua

Dpa y Ap

Río de Janeiro. El hijo del juez brasileño que murió ayer jueves en un accidente aéreo cuestionó hoy las circunstancias de la tragedia y pidió una investigación sobre lo ocurrido con el magistrado, uno de los responsables del caso anticorrupción conocido como Lava Jato.

«Es necesario investigar a fondo y saber si fue un accidente o no, que la verdad salga a luz sea cual fuera», pidió el abogado Francisco Prehn Zavascki en una entrevista con la emisora Radio Estadao.

El juez Teori Zavascki, miembro del Tribunal Supremo brasileño y encargado en la máxima corte del país de las investigaciones contra la corrupción política de Lava Jato, murió ayer cuando el pequeño avión en el que viajaba de Sao Paulo hacia una localidad del estado de Río de Janeiro cayó al mar.

Cinco personas murieron en el accidente, ocurrido cerca a la ciudad de Paraty, en la costa sur de Río. No se conocen aún oficialmente las causas de la tragedia.

El hijo de Zavascki llegó a sugerir hoy que lo ocurrido podría no deberse a un accidente. «Aún no me detuve a pensar, no me dio tiempo a pensar con más calma en eso, pero no podemos descartar cualquier posibilidad», comentó.

«En mi interior, hago fuerza para que haya sido un accidente. Sería muy malo que el país tenga a un juez del Supremo asesinado», agregó Francisco Prehn Zavascki.

El accidente alimentó hoy las especulaciones entre los brasileños sobre lo ocurrido con el juez, que debía aprobar en las próximas semanas las conclusiones jurídicas de las investigaciones anticorrupción de Lava Jato.

El caso, considerado la más grande operación de la Justicia brasileña contra la corrupción, investiga una presunta trama de sobornos que funcionó durante años en torno a la petrolera estatal Petrobras.

Decenas de políticos están acusados de haber recibido ilegalmente dinero de empresas interesadas en obtener contratos con Petrobras.

Bajo investigación están incluso políticos del conservador Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB) cercanos al presidente Michel Temer, que debe nombrar ahora al sucesor de Zavascki.

Se espera que las declaraciones obtenidas de empresas acusadas («delaciones premiadas»), que debían ser aprobadas por el juez fallecido, presenten pruebas contra políticos corruptos.

Los socorristas informaron este viernes que recuperaron los cadáveres de las cinco personas que iban a bordo, entre ellas a Zavascki, el empresario Carlos Alberto Filgueiras y el piloto Osmar Rodrigues. Los otros dos fallecidos no han sido identificados.

El pequeño avión cayó frente a Paraty, una popular población costera ubicada 250 kilómetros (155 millas) al oeste de Río de Janeiro. Testigos dijeron a Globo que estaba lloviendo fuerte en la tarde, lo cual es típico durante los veranos en el Hemisferio Sur.

En la primera hora de la noticia de la muerte Zavascki, el presidente Michel Temer, quien ha sido mencionado por sospechosos arrestados en las investigaciones a Petrobras, habló a la nación.

Zavascki «fue un buen hombre y un símbolo de orgullo para todos los brasileños», dijo Temer, quien decretó tres días de luto nacional.

Aunque la investigación más grande en la historia de Brasil ha sido encabezada por un equipo de fiscales y el juez Sergio Moro en la ciudad de Curitiba, en el sur del país, Zavascki manejó casos que involucraron a políticos. Por ley, sólo la Corte Suprema puede decidir procesar o encarcelar a políticos federales.

Más recientemente, Zavascki había estado revisando las decenas de acuerdos entre la fiscalía y ejecutivos de la empresa constructora Odebrecht, que fue una de las principales participantes en la red de sobornos a Petrobras.

Se esperaba que Zavascki decidiera en febrero cuáles acuerdos validar. La validación implicaría que los acuerdos serían públicos, lo que potencialmente implicaría a decenas de políticos en Brasil y varios otros países donde Odebrecht realiza negocios.