Con el sector obrero se fortalece la paz laboral y social en SLP: Carreras López
1 mayo, 2016
Javier Duarte: no pediré licencia
Maestros de la UV demandan al gobierno pago de adeudo
1 mayo, 2016

Declara Puerto Rico moratoria de pagos

Por Ap

San Juan. El gobernador de Puerto Rico, Alejandro García Padilla, anunció la autorización de una moratoria en el pago de 422 millones de dólares que vencía este domingo, e insistió en que si el Congreso federal no aprueba mecanismos que permitan a la isla reestructurar su deuda de 70 mil millones, la crisis se profundizará.

Se trata del impago más alto en el que ha incurrido el gobierno de Puerto Rico y podría cerrarle el acceso a los mercados de capital, una situación que agravaría su prolongada crisis.

«Nos hemos visto obligados a tomar medidas de emergencia en vista de que el Congreso no ha actuado» para aprobar una ley que permita a la isla reestructurar su millonaria deuda, explicó el funcionario en un mensaje televisado.

De forma paralela, García Padilla detalló que la ley de moratoria asegura las partidas a los servicios básicos de salud, educación pública y seguridad. De esa forma, el gobernador trata de evitar los recortes a los servicios públicos en caso de que un tribunal ordene al gobierno, ante una eventual demanda, pagar a sus acreedores.

«Sencillamente no tenemos dinero para pagar todos esos servicios y a nuestros acreedores», insistió el gobernante en el mensaje destinado a detallar el estado de la crisis fiscal que enfrenta el país desde hace una década.

El gobierno tenía que pagar el domingo una partida de 422 millones de dólares que el Banco Gubernamental de Fomento (BGF) adeuda desde 2011 a sus acreedores. El dinero fue utilizado por la administración del ex gobernador Luis Fortuño (2009-2013) para que el BGF pudiese ofrecer créditos a agencias y corporaciones públicas.

El lunes también vencía una nota de 33 millones de dólares de una deuda de 400 millones a las cooperativas, pero las autoridades y los acreedores llegaron a un acuerdo para posponer el pago por un año.

La deuda pública total de 70 mil millones de dólares y la imposibilidad de reestructurarla representan «la peor crisis fiscal y humanitaria que ha enfrentado Puerto Rico en su historia», destacó el funcionario.

García Padilla insistió en que el país no necesita un rescate financiero de parte del gobierno de Estados Unidos, ni una junta federal de control fiscal, sino que el Congreso en Washington apruebe el proyecto de ley que le daría a la isla la libertad necesaria para reestructurar su deuda.

«Si el Congreso actúa de manera distinta, estaría restableciendo el poder colonial sobre Puerto Rico y eso abriría una caja de pandora, con consecuencias sumamente peligrosas», advirtió el mandatario en referencia al estatus de la isla como Estado Libre Asociado de Estados Unidos.

Señaló que «ya estamos en una crisis fiscal, económica y humanitaria. No necesitamos agregar ahora también una crisis política» con el gobierno de Washington.

García Padilla adelantó que mantendrá las negociaciones con los diferentes acreedores, pero insistió que, sin un mecanismo legal que permita al gobierno de la isla reestructurar su deuda, la crisis se profundizará.