Desairan a Guaidó en España; Pedro Sánchez se niega a recibirlo
25 enero, 2020
Cruz Azul se impone 3-0 ante Santos y logra primera victoria
25 enero, 2020

Defensa de Trump acusa a demócratas de maniobra electoral

El senador John Boozman, republicano, abandona el Senado luego de los argumentos de defensa de los republicanos en el juicio político de Trump. Foto Ap

David Brooks

 El impeachment, dijo el abogado Pat Cipollone, busca influir en las preferencias. Insisten en que no hay pruebas que ameriten la destitución de Trump.

La defensa de Donald Trump rechazó tajantemente que el presidente cometió alguna violación, calificó el impeachment no sólo como ilegítimo, sino un intento por los demócratas de interferir y subvertir en el proceso electoral estadunidense.

El abogado de la Casa Blanca, Pat Cipollone, inicio la defensa de Trump al acusar a los demócratas, y no al presidente, de asaltar el proceso democrático. “Ellos están intentando perpetrar las interferencia más masivas en una elección en la historia estadunidense, y no podemos permitir que eso ocurra”.

Argumentó que todo el proceso en contra de su jefe es “ilegítimo”, y más aún, que es un intento para anular la eleccion del 2016 y subvertir la del 2020, “arrebatándole la decisión al pueblo estadunidense”.

O sea, después de tres días de la presentación de evidencia por los diputados-fiscales sobre el abuso de poder y obstrucción de Trump, concluyendo que violó la Constitución e invitó a un poder extranjero a interferir en las elecciones del 2020, la defensa argumentó que los demócratas son la mayor amenaza a la democracia estadunidense.

Por cierto, los abogados de Trump parecieron argumentar que la medida del impeachment establecida por la Constitución es, en este caso, inconstitucional.

Otros integrantes del equipo de defensa buscaron argumentar que no hay evidencia que apunte hacia una violación de ningún tipo por el presidente, y nada que amerita su destitución. Una y otra vez insistieron en que no hay pruebas, ni declaraciones de testigos con información de primera mano.

El líder democrata del Senado, Chuck Schumer, indicó a periodistas que justo los testigos que podrían ofrecer versiones de primera mano son los que la Casa Blanca rehuso permitir comparecer durante la investigación por la cámara baja.

Y para contrarrestar el argumento republicano sobre la supuesta falta de evidencia, el equipo de diputados-fiscales entregaron 28 mil 578 páginas de transcripciones, documentos y otra evidencia acumulada durante la investigación del presidente.

Observando su juicio desde la Casa Blanca, Trump caracterizó el inicio de su defensa como la presentación de un caso contra de los demócratas. De nuevo el presidente del país más poderoso del mundo decidió insultar a sus opositores usando apodos contra el liderazgo legislativo del otro partido incluyendo “el mentiroso, tramposo, chiquito” Adam Schiff (el jefe del equipo de diputados-fiscales y presidente del Comité de Inteligencia), “el chillón” Chuck Schumer (líder de la bancada democrata en el Senado), la “nerviosa” Nancy Pelosi (presidenta de la cámara baja) y la “tonta como una piedra” Alexandra Ocasio Cortez (la legisladora novata que se ha vuelto estrella de la ala progresista del partido) y “toda la izquierda radical” democrata.

Por ahora, la estrategia del equipo de defensa del presidente es llevar este juicio a su conclusión lo antes posible, asegurar que la bancada republicana este armada de argumentos para descartar los dos cargos contra el presidente, y evitar que, en el curso de la próxima semana, algunos republicanos (solo se necesitan cuatro) decidan votar a favor de convocar a testigos y solicitar documentos oficiales adicionales, tal como desean los demócratas,

La defensa solo utilizó dos de las 24 horas que tienen durante su turno, después de los tres días en que los diputados-fiscales presentaron su caso. El juicio político del presidente – solo el tercero en la historia de del país – continuará el lunes.

Al concluir la presentación por la defensa, los senadores que están funcionando como jurado, tendrán hasta 16 horas para formular preguntas que serán entregadas por escrito al jefe de la Suprema Corte, John Roberts, quien preside este juicio político en el Senado.

Después de esa etapa, el Senado contemplará propuestas para convocar o no a más testigos o solicitar documentos relacionados al caso. Si, como se espera ahora, eso no prospera, se iniciarán las deliberaciones finales sobre si condenar o absolver al presidente por cada uno de los dos cargos.

Para condenar y destituir al presidente se requieren 67 votos de los 100 senadores, y por ahora, con una mayoría de 53 republicanos, se espera que el juicio culminará con su exoneración.

A pesar de su carácter “histórico” y sus implicaciones para el futuro de esta democracia, el impeachment de Trump que se inicio hace cuatro meses, incluyendo ahora este juicio poltiico, no ha tenido un efecto significativo sobre el panorama nacional, según los sondeos. Los que favorecen la condena y destitución de Trump se han incrementado pero por solo 4 puntos (de 47 a ahora 51 por ciento en una encuesta de CNN) mientras que ha tenido nulo impacto sobre la tasa de aprobación del presidente que se ha mantenido en 42 por ciento a lo largo de su presidencia. Más aún,, el interés del público se ha mantenido relativamente bajo durante los últimos tres meses medido por las búsquedas de noticias sobre el proceso en Google.

JSL
JSL