Se acelera proyecto en SLP, independientemente del resultado de negociaciones del TLCAN: BMW
15 noviembre, 2017
Se normaliza al 20% suministro de agua en Cascadas de Agua Azul
15 noviembre, 2017

Dice Trump que unió al mundo contra Norcorea

El presidente de EU, Donald Trump durante su mensaje a medios. Foto Ap

David Brooks

Nueva York. Donald Trump regresó triunfante de su gira asiática, aunque sin ningún logro mayor concreto, y convocó una conferencia de prensa para ofrecer lo que advirtió sería un mensaje sumamente importante, pero que al final fue: el presidente es un exitazo.

Unas 24 horas antes, senadores de ambos partidos realizaron una de las audiencias más extrañas y siniestras en tiempos modernos donde el tema era cómo evitar que un presidente posiblemente “inestable” detone una guerra nuclear.

Hoy, por otro lado, varios legisladores demócratas presentaron “artículos de impeachment” contra Trump en la cámara baja.

“America está de regreso”, anunció Trump en la Casa Blanca horas después de regresar de su gira -que calificó como “histórica”- de 12 días por cinco países asiáticos. Afirmó que “la confianza renovada y la postura de Estados Unidos en el mundo nunca ha sido más fuerte que ahora mismo”.

Calificó el viaje como “un éxito tremendo”, argumentando que antes de que él llegara a la Casa Blanca el país se había debilitado ante el mundo por culpa de los gobiernos anteriores.

Según Trump, durante los últimos 10 meses ha cambiado todo esto en sus giras internaciones y reuniones con contrapartes del mundo. Declaró que había tres objetivos para este último viaje -todos los cuales se lograron: unificar el mundo contra la amenaza nuclear del régimen norcoreano, fortalecer las alianzas con los países de lo que llama el “Indo-pacífico”, y finalmente, promover el comercio “justo y recíproco”.

“Yo le expliqué a todos los líderes mundiales, y a través de Asia, qué tan bien estaba Estados Unidos” y que “una vez más nuestro país es optimista sobre su futuro… y orgulloso de su historia y su papel en el mundo”. Pero en los hechos, más allá de declaraciones y acuerdos en principio, la gira no rindió grandes resultados concretos.

Más bien, señalan críticos, hubo indicios de mayor debilidad en el ámbito internacional. Durante su gira, once países anunciaron que procederán con la creación del Acuerdo de Comercio Transpacífico sin Estados Unidos (Trump retiró a su país de las negociaciones en marzo).

No mencionó eso, pero Trump insistió en que ha logrado unir al mundo contra el régimen norcoreano, y que “dejé claro que no permitiremos que esta dictadura torcida tome el mundo como rehén a su chantaje nuclear”. Advirtió que el “tiempo se está acabando” para resolver el enfrentamiento.

El martes, una audiencia convocada por senadores de ambos partidos abordó por primera vez en décadas la autoridad del presidente para ordenar el uso del arsenal nuclear ante preocupaciones no sólo sobre la escalada del conflicto con Corea del Norte sino por la “estabilidad” emocional del presidente estadunidense.

El presidente del Comité de Relaciones Exteriores, el republicano Bob Corker, indicó que por ahora el mandatario tiene la exclusiva autoridad de ordenar un ataque nuclear y que se necesitaba evaluar eso hoy día (Corker ha advertido anteriormente que el presidente podría llevar al país a “la tercera guerra mundial” y que no confía en su capacidad ejecutiva). El senador demócrata Chris Murphy comentó que “estamos preocupados de que el presidente de Estados Unidos es tan inestable, tan volátil, que tiene un proceso de toma de decisiones tan quijotesco, que podría ordenar un ataque de armas nucleares que está salvajemente fuera de lo que son los intereses de seguridad nacional de Estados Unidos”.

El general retirado Robert Kehler, quien fue comandante del Comando Estratégico -responsable por las fuerzas nucleares- entre el 2011-2013, dijo a los senadores que no obedecería las órdenes de ataque si consideraba que no cumplían con requisitos bajo las leyes de guerra. Pero eso no fue suficiente como para tranquilizar a otros senadores. Más aun, el solo hecho de que se estaba teniendo esta audiencia oficial ya era escalofriante para muchos.

Hoy Trump no respondió a preguntas sobre otros temas incluyendo su opinión por el creciente escándalo en torno a Roy Moore, el candidato republicano de Alabama al Senado acusado de haber asaltado sexualmente a mujeres adolescentes.

Por ahora, toda la atención está en el intento del liderazgo republicano y la Casa Blanca para aprobar la llamada reforma tributaria para beneficiar a las empresas e individuos más ricos a cambio de reducciones en programas de bienestar social, educación y salud para todos los demás, cuyo destino será definido empezando esta semana.

Mientras tanto, en lo que por ahora es un acto simbólico, seis representantes demócratas introdujeron “artículode impeachment” contra Trump acusándolo de obstrucción de justicia, minando el poder judicial y socavando la libertad de prensa entre otros.

“Hemos tomado esta acción por grandes preocupaciones por el país y para nuestra Constitución y nuestra seguridad nacional y nuestra democracia”, declaró el legislador Steve Cohen. Aunque reconocen que esto no prosperará bajo un Congreso controlado por los republicanos y que muchos de sus colegas demócratas desean esperar a ver los resultados de las varias investigaciones contra el círculo de Trump, insistieron en que es su responsabilidad ante los hechos. El representante Luis Gutiérrez, un copatrocinador de la iniciativa, insistió en que “si no registramos estos artículos de impeachment, estaríamos fallando en cumplir con nuestras obligaciones” como legisladores.

JSL
JSL