Ayuntamiento presenta nueva denuncia contra administración pasada
7 septiembre, 2019
Talibanes secuestran en Afganistán a seis periodistas
7 septiembre, 2019

Donald Trump cancela reunión con líderes talibanes

Donald Trump, presidente de Estados Unidos, se reuniría con líderes talibanes para negociar el retiro de tropas de Afganistán. Foto: Ap/Archivo

Afp

Washington. El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, anunció el sábado que cancela una reunión secreta con los líderes talibanes prevista para el domingo en Camp David, después de un ataque en Kabul en el que murió un militar estadunidense.

Los talibanes “admitieron un ataque en Kabul que mató a uno de nuestros grandes grandes soldados y a otras 11 personas”, tuiteó Trump. El presidente decidió entonces la “cancelación inmediata” de una reunión “en secreto” con líderes talibanes en Camp David y la suspensión de las negociaciones para retirar a las tropas estadunidenses de Afganistán.

El mandatario lamentó que, “para intentar conseguir una falsa ventaja” en las negociaciones, los talibanes perpetraran un atentado el jueves. Se trataba del segundo ataque de los insurgentes en unos días en la capital afgana, a pesar del “acuerdo de principio” que el negociador estadunidense, Zalmay Khalilzad, afirmaba haber cerrado con ellos durante unas negociaciones en Doha y que había presentado al presidente afgano, Ashraf Ghani, a principios de esta semana.

“¿Qué tipo de personas mata a tanta gente para lograr una aparente mejoría de su posición en las negociaciones? Han fracasado, ¡sólo han conseguido empeorar las cosas!”, tuiteó Trump.

“Si son incapaces de aceptar un alto el fuego durante esas negociaciones de paz tan importantes, y están incluso dispuesto a matar a 12 inocentes, es que probablemente no tienen la capacidad de negociar un acuerdo significativo. ¿Cuántas décadas quieren seguir combatiendo?”, añadió el presidente estadunidense.

La administración Trump entabló hace un año negociaciones directas e inéditas con los talibanes, a los que las fuerzas estadunidenses habían expulsado del poder en la intervención militar iniciada a raíz de los atentados perpetrados por el grupo yihadista Al Qaida el 11 de septiembre de 2001.

Washington estaba a punto de cerrar un acuerdo para permitir el inicio de la retirada progresiva de los cerca de 13 mil soldados estadunidenses desplegados en Afganistán, a cambio de garantías por parte de los talibanes sobre una “reducción de la violencia” y el lanzamiento de negociaciones de paz directas con el gobierno de Kabul, una condición que los insurgentes siempre habían rechazado hasta el momento.

JSL
JSL