Primer ministro de Líbano prevé renunciar hoy
10 agosto, 2020
Se manifiestan frente a Palacio Nacional afines a ‘Billy’ Álvarez
10 agosto, 2020

Entre coches de lujo y champán, parte de Bangkok vive ajena al Covid-19

Un Buda con cubierta de oro en un templo al este de Bangkok, en Tailandia. Foto Afp

Afp

Mientras que el coronavirus puso a la economía global de rodillas, Yod, un empresario tailandés, decidió darse un capricho de 872 mil dólares: un Lamborghini de color verde.

Yod se compró su Huracán EVO personalizado en Bangkok, una ciudad de multimillonarios, cuyo sector del lujo ha logrado mantenerse a flote pese a la crisis galopante que azota a la economía de Tailandia.

Con el turismo y las exportaciones en caída libre, el crecimiento de Tailandia podría verse reducido hasta un 10% este año, lo que dejaría sin trabajo a millones de personas.

Pero en una economía de doble rasero, muchos son inmunes a los estragos económicos causados por la pandemia de Covid-19.

En Tailandia viven varios multimillonarios. Uno de ellos es Yod, cuyo nombre completo es Thanakorn Mahanontharit. A Yod no pareció importarle tener que pagar el «loco» impuesto de importación de casi un 80% cuando hizo su compra en marzo.

«Este coche me hace sentir como David Beckham», declaró el empresario del sector de la petroquímica a la AFP.

«Cuando abres la puerta todo el mundo te mira como si fueras una superestrella».

Tanto Ferrari como Rolls-Royce y Lamborghini lanzaron modelos nuevos en Bangkok durante la pandemia, autos que pueden costar hasta 1,2 millones de dólares.

Toda una apuesta ante la bonanza de la que parece gozar una parte de la población de Bangkok.

Millones de esos dólares se exhibieron orgullosamente la semana pasada cuando un convoy de 40 coches del Thailand Lamborghini Club atravesó las calles de Bangkok de camino a un complejo turístico próximo a la ciudad.

Los Lamborghini «apelan a un nicho muy espécifico de individuos con un alto patrimonio neto», señala Matteo Ortenzi, director ejecutivo de Automobili Lamborghini para la región de Asia-Pacífico.

Según él, en Tailandia existe un «interés continuo» por esos autos, lo que genera una fuerte «demanda» y convierte al país en uno de los «más importantes mercados del sureste asiático».

Yod insistió en que llevaba toda su vida soñando con comprarse ese coche.

«Es un reflejo de tu éxito, no significa que yo sea mejor que tú», declaró a la AFP. «Es solo que trabajo duro y juego duro».