Cobrarán por verificar credencial del INE
Cobrarán por verificar credencial del INE
23 agosto, 2016
Pide CCE aplicar descuentos a maestros en paro
Pide CCE aplicar descuentos a maestros en paro
23 agosto, 2016

Filtran evidencia de otras 3 empresas ‘offshore’ propiedad de Macri

Filtran evidencia de otras 3 empresas ‘offshore’ propiedad de Macri
Stella Calloni, corresponsal

Buenos Aires. Por primera vez se puede constatar que existen tres empresas más vinculadas a la firma Fleg Trading, la offshore que el presidente argentino Mauricio Macri y su familia tenía en Bahamas como revelaron Los papeles de Panamá, documentos filtrados por el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación el 3 de abril pasado, lo que originó un escándalo que es investigado aquí por la justicia.

El diputado por la provincia de Neuquén, Darío Martínez, del opositor Frente para la Victoria, anunció que ampliará sus denuncias anteriores ante el fiscal federal Federico Delgado y su equipo que investigan la presunta “omisión maliciosa” de Macri sobre dos empresas offshore en Bahamas y Panamá en su declaración jurada.

“En las tres sociedades que hasta ahora no estaban bajo la lupa de los investigadores argentinos, la accionista es Owners do Brasil Participacoes Ltda. El 21 de septiembre de 1998 Fleg ingresó en Owners comprándole a Socma Americana (de la familia Macri) sus acciones por 9.3 millones de dólares.

En la misma época Socma Americana puso capital en tres empresas: 3.4 millones de reales de entonces en Itron do Brasil, 1.8 millones de reales en Partech-Unnisa Participacoes, e invirtió 5.3 millones de reales en Partech; un total de 10.5 millones de reales que al cambio de la época significan ocho millones 400 mil dólares”.

Martínez adelantó que “en Brasil ya hay pistas que permiten explorar la ruta de nueve millones de dólares intercambiados entre las distintas sociedades de Macri de todo tipo: argentinas, brasileñas y offshore con sede en Panamá o Bahamas”, y que como “el fiscal Delgado se propuso establecer si la actividad de Fleg y de otras sociedades infringieron algún tipo penal, a mí me parece un camino muy serio al que quiero contribuir”.

Además solicitará al fiscal la citación del mandatario, su hermano y su padre, Mariano y Francisco Macri respectivamente, como directivos de Socma Americana para que informen de dónde salieron los fondos aportados en tres sociedades.

Destacó que “el grupo Macri se instaló en Brasil en 1995 y desarrolló actividades por lo menos hasta 2007 diseñando un entramado de sociedades a partir de la firma creada en Bahamas, Fleg Trading Ltd., que justamente está en el centro de la investigación del fiscal”, y recordó que las empresas offshore se usan no sólo para evadir sino para triangular entre firmas del mismo dueño y que las sociedades en las que aparezca Owners como accionista “estarán directamente relacionadas con Fleg, y por lo tanto son de interés de la investigación que está llevando a cabo el fiscal Delgado”, acompañado por el juez federal Sebastián Casanello.

Cuando aparecieron Los papeles de Panamá, donde se involucraba al presidente Macri, éste minimizó la situación y acusó la mayor responsabilidad a su padre, mintiendo en relación a que esa cuenta Flegg Trading nunca se usó porque su padre quería extender Pago Fácil a Brasil, pero finalmente no pudo”.

Investigaciones del periodista Tomás Lukin, de Página 12, revelaron en mayo de este año que no sólo Pago Fácil funcionó sino que otras empresas se desarrollaron a partir de las offshore Fleg y Kagemusha (basada en Panamá) , entre otras, donde participaron diferentes miembros de la familia Macri, como recuerda el analista Martín Granovsky.

Refirió “que los directivos de Socma ya figuraban entre los grupos más poderosos de Argentina. Los economistas Eduardo Basualdo, Manuel Acevedo y Miguel Khavise señalaron tempranamente, en 1984, que de siete empresas en 1973 los Macri llegaron a 47 a finales de la dictadura.

Llegaron a ser propietarios de Sevel, de Sideco, de Socma financiera, de Manliba, de Itron y de Iecsa. Reforzarían su poder de manera decisiva durante el gobierno de Carlos Menem, en buena medida gracias a los contratos y a la financiación voluntaria o forzosa del Estado”. Ante varias denuncias el fiscal Delgado comenzó la investigación contra el actual presidente.

Más “acusaciones” contra Fernández de Kirchner

Este lunes, el progubernamental periódico Clarín dedicó su portada con grandes titulares a una denuncia realizada la noche del domingo por su periodista “estrella” Jorge Lanata en su programa dominical donde acusa a la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner de haber enviado unos 5 millones de dólares fuera del país.

En realidad Lanata se ha convertido en lo que llaman aquí un “denunciante serial” aunque de las decenas de denuncias que viene realizando contra la ex gobernante desde hace unos años, no ha podido demostrar ninguna, y ha sido desmentido probadamente en numerosas oportunidades.

Fernández de Kirchner desmintió en redes sociales la nota de Clarín titulada “Revelan que Cristina ocultó movimientos por casi 500 millones de dólares” y aseguró que se trata de un “nuevo episodio del periodismo de guerra”. Irónicamente aclaró la ex presidenta que “la nota de Clarín tiene un solo problemita: no encontraron una cuenta en el exterior, ni fondos porque no existen”.

Analizó que el objetivo del matutino porteño era desviar las nuevas investigaciones y nuevas cuentas de Macri en Los papeles de Panamá y calificó la nota de Clarín como “periodismo de guerra”.

Se anunció asimismo que denunciará a los periodistas Jorge Lanata y Nicolás Wiñazki, tras la difusión del informe del programa Periodismo Para Todos y el diario Clarín por acusarla de encabezar el giro de 500 millones de dólares al exterior a cuentas de empresarios vinculados al kirchnerismo.

“Serán demandados por injurias y falsedad ideológica”, dijo el abogado de la ex presidenta.

Recientemente Julio Blanck, uno de los periodistas más importantes del Grupo Clarín, afirmó en una entrevista que su diario hizo “periodismo de guerra” contra el gobierno de Fernández de Kirchner.

“¿Hicimos periodismo de guerra? Sí. Eso es mal periodismo. Fuimos buenos haciendo guerra, estamos vivos, llegamos vivos al final, al último día. Ese periodismo no es como yo lo entiendo, no es el que me gusta hacer. Y yo lo hice, no le echo la culpa a nadie, yo lo hice.

“Eran las circunstancias e hice cosas que en circunstancias normales por ahí no hubiese hecho, en términos de qué posición tomar o de cierta cosa terminante”, declaró al portal Izquierda Diario.