alianzas
Asegura AMLO que no realizará alianzas electorales con ningún partido
22 noviembre, 2015
Djokovic
Djokovic, el amo del tenis: gana Masters de Londres
22 noviembre, 2015

Francia tuvo señales de los atacantes de París

francia

Flores, imágenes y velas son colocados en el Monumento de la República en París, Francia. Foto Xinhua

francia

Flores, imágenes y velas son colocados en el Monumento de la República en París, Francia. Foto Xinhua

Por Reuters

París. Hubo varias oportunidades de detener a los hombres que perpetraron los atentados del 13 de noviembre en París, que dejaron 130 muertos.

En enero, las autoridades turcas detuvieron a uno de los atacantes suicidas en la frontera y lo deportaron hacia Bélgica. En ese momento, informaron a la policía belga que Brahim Abdeslam se había «radicalizado» y se sospechaba que quería unirse a Estado Islámico en Siria, dijo a Reuters una fuente de seguridad turca.

Sin embargo, durante interrogatorios en Bélgica, Abdeslam negó cualquier involucramiento con militantes y fue dejado en libertad. Lo mismo pasó con su hermano Salah, una decisión que las autoridades belgas aseguran que se basó en la poca evidencia de que alguno de ellos tuviera intenciones terroristas.

El 13 de noviembre, Abdeslam detonó explosivos adheridos a su cuerpo en el Le Comptoir Voltaire bar de París, acabando con su propia vida e hiriendo a otra persona. Salah también es sospechoso de los ataques reivindicados por Estado Islámico y se encuentra prófugo.

En Francia, se había emitido un archivo «S» (Seguridad Estatal, para personas sospechosas de ser una amenaza a la seguridad nacional) para Ismail Omar Mostefai, que detonó su chaleco explosivo en la sala de conciertos Bataclan de París. Mostefai, un francés de ascendencia argelina, fue puesto en la lista en 2010, según fuentes policiales francesas.

La policía turca también lo consideró como sospechoso de terrorismo con vínculos a Estado Islámico. Ankara le escribió a París sobre él en diciembre de 2014 y en junio de este año, según un funcionario del Gobierno turco. París no hizo caso a la advertencia y sólo respondió después de los ataques.

Un cuarto atacante no llegó a al menos cuatro chequeos semanales con la policía francesa en 2013, antes de que las autoridades emitieran una orden de arresto en su contra. En ese momento, ya había abandonado el país.

En todas esas oportunidades, los servicios policiales, de inteligencia y seguridad tuvieron la oportunidad de detener a algunos de los hombres que perpetraron los ataques de París.

Problemas de comunicación y recursos

Tomados en forma separada, cada error tiene su propia explicación, según servicios de seguridad. Ellos atribuyen los problemas de comunicación, incapacidad para rastrear a militantes sospechosos y fracasos a la hora de actuar sobre la base de informes de inteligencia a la escasez de recursos en algunos países y al alza en el número de potenciales yihadistas.

Pero una evaluación de Reuters a una serie de señales de alerta no vistas y problemas de comunicación dejan al descubierto las crecientes dificultades que enfrentan unidades antiterroristas en Europa y su capacidad futura para mantener seguro al continente.

«Estamos en una situación en que los servicios están sobrepasados. Esperan que suceda algo, pero no saben dónde», comentó Nathalie Goulet, que preside el comité del Senado francés que investiga redes yihadistas. Muchos apuntan a Bélgica como el eslabón débil en la seguridad europea.

«Simplemente no tienen los mismos recursos que el MI5 británico o la DGSI (agencia de inteligencia francesa)», dijo Louis Caprioli, ex jefe de la DST, la antigua unidad antiterrorista francesa.

El primer ministro belga, Charles Michel, defendió a los servicios de seguridad de su país y los elogió por hacer «un trabajo difícil y duro».

El presidente de Francia, François Hollande, también elogió a los servicios de seguridad de su país, que persiguieron y dieron muerte al hombre que identificaron como el autor intelectual de los atentados, Abdelhamid Abaaoud, cinco días después de los ataques.

La agencia de policía de la Unión Europea, Europol, sostiene que ha entregado información a las autoridades francesas y belgas, pero admite que algunos estados miembros son mejores que otros a la hora de compartir información.

Determinar qué tan peligrosa es una persona y si podría perpetrar o no un ataque es un desafío clave para los servicios de seguridad, según expertos.

El exjuez francés antiterrorismo Marc Trevidic aseguró a Reuters que un islamista francés al que interrogó en agosto tras su regreso desde Siria dijo que Estado Islámico le pidió que realizara un ataque en una sala de conciertos.

«El tipo admitió que le pidieron que atacara en un concierto de rock. No sabíamos si sería en Bataclan u otro, él no sabía el lugar exacto que sería designado. Pero sí, eso es lo que le pidieron hacer», reveló Trevidic a Reuters.