Muere el caricaturista Rogelio Naranjo
Muere el caricaturista Rogelio Naranjo
12 noviembre, 2016
Presentan concierto inspirado en obra de William Shakespeare
Presentan concierto inspirado en obra de William Shakespeare
12 noviembre, 2016

Homófobos, sexistas y antiambientalistas aspiran al gabinete de Trump

Homófobos, sexistas y antiambientalistas aspiran al gabinete de Trump
Jon Miren

Ciudad de México. En la lista preliminar de posibles integrantes del gabinete de Donald Trump figuran personalidades de la política estadunidense, que se han visto envueltos en controversias por sus posturas sexistas, xenófobas o por acciones indebidas en el desempeño de cargos públicos.

En la lista, de la cual una copia fue proporcionada a La Jornada por fuentes cercanas a un asesor de alto nivel en la campaña de Trump, aparecen los nombres de Pam Bondi, Sarah Palin, Chris Christie, Ben Carson, Newt Gingrich, además del polémico ex alcalde de Nueva York, Rudolph Giuliani.

Algunos de los nombres en cuestión ya han sido difundidos por distintos medios estadunidenses, sin embargo, hasta ahora el entorno del republicano se ha negado a emitir comentarios al respecto.

Entre las posiciones más importantes se encuentran las jefaturas de la Fiscalía General y de los departamentos del Interior, Estado, Defensa, Seguridad Nacional, Comercio, la Agencia Central de Inteligencia y la de Protección Ambiental.

Departamento de Estado

De acuerdo con el documento, los tres posibles secretarios de Estado son: Newt Gingrich, ex presidente de la Cámara de Representantes y candidato presidencial en 2012, conocido por sus posturas sexistas y xenófobas; Bob Corker, senador por el estado de Tennessee desde 2007, miembro del Comité de Relaciones Exteriores y vocal defensor de la guerra en Irak.

Por último, John Bolten, ex representante permanente de Estados Unidos ante la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y miembro del Think Tank conservador AEI, considerado por el Washington Post como uno de los “arquitectos” de la política exterior de la administración del ex presidente George W. Bush.

Departamento de Justicia

Para dirigir el departamento de Justicia figuran Pam Bondi, fiscal de Florida, envuelta en una controversia por ignorar 23 quejas presentadas antes de que Bondi asumiera el puesto de fiscal general del estado en 2011, y una cuando ya estaba en el cargo, en las que, según el diario New York Times, los quejosos exigían que se investigará a la Universidad Trump.

En 2013, cuatro días después de que la campaña de Bondi recibió un cheque por 25 mil dólares, emitido por la Fundación Donald J. Trump, la cual está en medio de su propio escándalo por, entre otras cosas, usar 20 mil dólares de fondos de beneficencia para comprar un retrato de sí mismo de dos metros de altura en 2007, la oficina de Bondi anunció que no actuaría en contra de Trump University.

El siguiente en la lista para la Fiscalía General es Chris Christi, actual gobernador de Nueva Jersey, miembro del equipo de transición de Trump, contendiente en las primarias del partido republicano para la recién concluida elección y opositor de los derechos LGBT y del aborto.

En 2015 fue el centro del “Bridgate”, al darse a conocer que una funcionaria de su administración ordenó en agosto de 2013 el cierre de dos de los tres carriles que desembocaban en el puente George Washington, punto de entrada a Nueva York, ocasionando severos caos de tránsito.

Una de las teorías manejadas por diversos medios señala que la acción fue un acto de venganza orquestado por Christie en contra del alcalde de Fort Lee por no apoyar su candidatura a la gubernatura del estado ese mismo año.

Christie ha negado todas las acusaciones aseverando que el cierre de los carriles era parte de un “estudio de tránsito vehicular”.

El 5 de noviembre de este año dos de los funcionarios implicados fueron encontrados culpables de conspiración y fraude por dicho caso, por lo que, a pesar de su cercanía con la campaña de Trump, es muy probable que se haya convertido en un personaje demasiado tóxico para formar parte del gabinete; CNBC incluso prevé que después del veredicto Christie enfrente un juicio político.

El tercer candidato para fiscal general es Rudolph Giuliani, ex alcalde de Nueva York, quien está viviendo un resurgimiento político debido a sus comentarios sexistas y racistas como vocero de Trump durante la campaña.

Departamento del Interior

Sarah Palin, ex gobernadora de Alaska, candidata a la vicepresidencia en 2008, comentarista en Fox News, autora, estrella del programa de televisión América Asombrosa con Sarah Palin y emprendedora mediática con el canal de noticias por Internet Sarah Palin Channel, es uno de los personajes que figura como posible secretaria del Interior.

Este departamento está a cargo de todas las propiedades federales, recursos naturales y los asuntos relacionados con los pueblos originarios de Estados Unidos, por lo que su célebre frase de “excava, bebe, excava”, en referencia a su posición pro-combustibles fósiles y su vehemente negación de la ciencia que respalda el cambio climático, deletrea problemas para el medio ambiente y los derechos de los indígenas estadunidenses.

La lista de candidatos para el mismo puesto sigue así: Harold Hamman, petrolero billonario, defensor del “renacimiento energético de América”, futuro basado en el fracking y la explotación de las reservas estadunidenses de crudo, arduo opositor de todas las energías renovables, y según Forbes, dueño de tanto “oro negro” que solo “reyes, dictadores y kleptocratas post-sovieticos” se le comparan.

Le sigue Forrest Lucas, fundador de Lucas Oil, compañía manufacturera y distribuidora de aceites, lubricantes y aditivos para automóviles, quien, de acuerdo con Politico, es un vocal opositor de los derechos de animales y donador de la campaña para gobernador de Mike Pence, el vicepresidente de Trump.

El resto de los contendientes son Jan Brewer y Mary Fallin, ex gobernadores de Arizona y Oklahoma, respectivamente; Robert Grady, inversionista de riesgo y ex funcionario de H.W. Bush. Por último, Cynthia Lummis, congresista de Wyoming.

Fallin ha apoyado controvertidas iniciativas a lo largo de su carrera, en el campo ambiental y energético está a favor de la explotación de las reservas de combustibles fósiles, además ha votado en contra de imponer límites a las emisiones de CO2, facilitar incentivos fiscales a los usuarios de energía renovable, iniciativas de conservación ambiental, desarrollo de biocombustible y educación ambiental.

Según ontheissues.org, organización sin fines de lucro ni asociación política que mantiene una base de datos de los políticos estadunidenses y sus posturas en votaciones, comentarios e iniciativas presentadas, Brewer está a favor de proporcionar incentivos fiscales a fabricantes de tecnologías solares (para atraerlos a Arizona), y de facilitar deducciones para el uso de energías renovables.

Sin embargo, también se ha opuesto a la regulación de la emisión de gases de invernadero y consideraba que el polémico oleoducto de Keystone XL, predecesor espiritual del proyecto Dakota Access, era “fundamental para la prosperidad económica”, lo que no augura nada bueno para las tribus Siux que se oponen al Dakota.

Robert Grady, inversionista de riesgo, ha sido asesor económico de Chris Christie y formó parte de la campaña presidencial de H.W. Bush en 1988. Es considerado por distintos medios estadunidenses como el diseñador de la política ambiental y económica del ex gobernador de California y Terminator original, Arnold Schwarzenegger.

Por último: Cynthia Lummis. Ha votado a favor de la explotación de las reservas en la plataforma continental de Estados Unidos, en contra de que la Agencia de Protección Ambiental regule la emisión de gases de invernadero y la imposición de límites a la emisión de CO2.

Quien quede a cargo de dicho departamento, parece ser que la política a seguir será “excava, bebe, excava”.

Departamento de la Defensa

Encabezando la lista de contendientes, el general retirado Michael Thomas Flynn, quien desde las 2 am del 9 de noviembre es uno de los hombres más influyentes en el establecimiento de seguridad nacional estadunidense; un cambio diametral para Flynn, puesto que en el 2014 se separó de la dirección de la Agencia de Inteligencia de Defensa (DIA, por sus siglas en ingles), un año antes de lo previsto, debido a lo que Politico describió como “constantes ‘encontronazos’ con la administración de Obama”.

Flyn, uno de los espías de más alto nivel, fue uno de los primeros miembros del stablishment en poner su peso detrás de la candidatura de Trump.

Su regreso a los reflectores mediáticos culminó con su participación en la primera noche de la convención republicana en la que habló sobre el “excepcionalísimo americano”, los “8 años de incompetencia bajo la administración de Obama” y su “clon Hillary”, y la importancia de tener un comandante en jefe que no dude en utilizar el poderío militar estadunidense para derrotar a los enemigos de América.

Además de su aparente inclinación al uso de la fuerza militar, Flynn ha causado revuelo por sus posturas anti-islámicas. En febrero escribió en Twitter que “el miedo a los musulmanes es racional” y en julio publicó un libro titulado El campo de batalla: Como podemos ganar la guerra global en contra del islam radical y sus aliados.

Al terminar su participación, el general se retiró del escenario al ritmo “enciérrenla, enciérrenla”, haciendo alusión a la promesa de Trump de encarcelar a Clinton.

Tal fue la popularidad de Flynn, y la importancia de su respaldo a la campaña de Trump, que tanto él como el magnate admitieron que su nombre podría ser el que ocupara el puesto de vicepresidente.

El resto de los ‘halcones’ que figuran en la lista palidecen frente al perfil de Flynn, y dado que ha estado involucrado con Trump desde el principio, su retórica belicista y de renacimiento americano, sus posturas antislámicas, así como el hecho de que no obtuvo el boleto de vicepresidente, hace que el general retirado sea el virtual secretario de Defensa.