Rusia informa que atacó y destruyó objetivos del EI
4 octubre, 2015
Poniatowska
“No tengo por qué callarme ahora”* / Elena Poniatowska
4 octubre, 2015

La Iglesia no debe juzgar a los divorciados, sino guiarlos: Papa

papa

El pontífice, vestido con el traje litúrgico verde, concelebra la misa solemne junto con unos 400 cardenales y obispos. Foto Ap

Por Ap y Afp

Ciudad del Vaticano. El papa Francisco abrió este domingo en la basílica de San Pedro el sínodo de la familia en un clima tenso por la confesión de homosexualidad de un cura del Vaticano.

Se trata del segundo sínodo en un año que convoca el pontífice argentino, quien presidirá por tres semanas la mayoría de los debates, en los que se abordará temas espinosos como el divorcio y el concubinato.

La confesión del padre polaco Olaf Charamsa, teólogo de la congregación para la Doctrina de la Fe, quien reveló el sábado a la prensa que era «un gay feliz» y que tenía una pareja desde hace años, enfrenta a la Iglesia a esa realidad, que afecta a los fieles tanto dentro como fuera de la institución.

El Papa afirmó enérgicamente que el matrimonio es un vínculo indisoluble entre un hombre y una mujer, pero acotó que la Iglesia debe «acercarse y cuidar de las parejas heridas, con el bálsamo de la aceptación y la misericordia».

Francisco se lanzó de frente contra el problema más urgente que afronta la reunión de 270 obispos durante una misa solemne en la Basílica de San Pedro: Cómo pastorear mejor a las familias católicas que sufren de la separación, el divorcio y otros problemas cuando la enseñanza de la Iglesia es que el matrimonio es para siempre.

Insistió en que la Iglesia no se puede «llevar por modas pasajeras o la opinión popular», pero en un reconocimiento de que los matrimonios fracasan, dijo que la Iglesia también es una madre, que no señala ni juzga a sus hijos.

«La Iglesia debe acercarse a estas personas, acogerlas y acompañarlas, pues una iglesia con las puertas cerradas se traiciona y a su misión: en lugar de ser un puente se convierte en un obstáculo», afirmó.

Uno de los principales debates en el Sínodo es si los católicos divorciados y vueltos a casar por lo civil pueden recibir la comunión.

Francisco inició el proceso del sínodo hace dos años al enviar un cuestionario de 39 puntos a obispos, parroquias y familias católicas comunes en todo el mundo, preguntándoles cómo comprendían y se adherían a las enseñanzas de la Iglesia en materia de la familia. Sus respuestas mostraron una amplia brecha entre las enseñanzas oficiales católicas y la práctica, sobre todo en el sexo, el matrimonio y la homosexualidad.

Una primera reunión de obispos finalizó en octubre pasado, con un consenso sobre cómo aceptar mejor a los católicos en la iglesia que son gays y a los divorciados que se volvieron a casar pr lo civil. Los conservadores insisten en que la doctrina católica es clara e invariable, mientras los progresistas admiten la doctrina pero han buscado margen de maniobra en la práctica pastoral.

En los siguientes 12 meses, ambas partes se atrincheraron, por lo que se esperan chispas en las siguientes rondas. De hecho, pocas reuniones del Vaticano han tenido tanta polémica como esta. Ha habido acusaciones de manipulación y coerción, reuniones secretas para planear estrategias; y la aprobación de leyes de facto antes del debate.

En la víspera del Sínodo, un monseñor católico que dijo ser gay denunció la homofobia generalizada en la iglesia.