Cosalá beltrán leyva
Reciben a tiros a marinos en cateo en Culiacán
8 noviembre, 2015
tutankamon
Promisorios, escaneos de la tumba de Tutankamón, dicen arqueólogos
8 noviembre, 2015

La semana próxima se anunciará el cierre definitivo de la prisión de Guantánamo

cierre de guantánamo

Ap

Washington.

Funcionarios del gobierno estadunidense que pidieron el anonimato hablaron este sábado del plan para cerrar definitivamente el penal de Guantánamo, ubicado en territorio cubano, cuyo anuncio formal se espera para la semana próxima. En el contexto de la normalización de las relaciones entre Washington y La Habana, la clausura de la prisión era una condición de los cubanos.

Parte de dicho programa consiste en trasladar a los detenidos a la correccional Centennial, en el estado de Colorado.

El plan representa un último esfuerzo del gobierno de Barack Obama para convencer a los fuertes oponentes en el Congreso de que los detenidos peligrosos, que no puedan ser enviados con seguridad a otras naciones, deberían ser alojados en una cárcel de Estados Unidos.

De acuerdo con los funcionarios, el programa no hace recomendaciones sobre cuál de los siete lugares en Estados Unidos es el preferido, pero enumera las prisiones más adecuadas para alojar a los reclusos. Además de Centennial se mencionan penales en Carolina del Sur y Kansas, citando las ventajas y desventajas de cada reclusorio, como costos de renovaciones y construcción, capacidad para albergar gente y celebrar audiencias con una comisión militar, así como la infraestructura de salud.

Cualquier decisión para seleccionar una instalación requerirá la aprobación del Congreso, algo que los legisladores estadunidenses dicen que es poco probable.

En Guantánamo hay actualmente 112 detenidos y 53 son candidatos a ser transferidos. El resto están siendo enjuiciados por comisiones militares o el gobierno ha determinado que son demasiado peligrosos para dejarlos en libertad, pero no enfrentan cargos.

Para aprobar un traslado, el secretario de Defensa, Ash Carter, debe concluir que los detenidos no regresarán al terrorismo o al campo de batalla una vez que sean puestos en libertad y que hay un país dispuesto a recibirlos y garantizar que los tendrán bajo resguardo.

Mientras el presidente Obama se dirige a su último año de gobierno, el esfuerzo es parte de un impulso por mantener su promesa de cerrar dicho centro de detención.