Antonio Guterres revisa avances del acuerdo de paz en Colombia
23 noviembre, 2021
Ciudad de Lahore, en Pakistán, la tercera más contaminada del mundo
23 noviembre, 2021

Lanzan bombas incendiarias contra sede del Clarín en Buenos Aires

Alberto Fernández, presidente de Argentina pidió identificar a los ataques contra la sede de Grupo Clarín. Foto: Ap

Ap

La sede del Grupo Clarín, uno de los mayores conglomerados de medios de habla hispana, fue atacada por desconocidos con bombas incendiarias en un hecho de violencia que según el presidente Alberto Fernández “alerta la convivencia democrática”.

Clarín informó este martes en un comunicado que nueve personas con sus rostros cubiertos atacaron el lunes por la noche el edificio donde se encuentra el diario argentino y otras áreas de la compañía en el barrio de Barracas, en el sur de la Ciudad de Buenos Aires.

“Los agresores arrojaron bombas incendiarias del tipo molotov sobre uno de los ingresos del edificio, entonces cerrado. No se registraron víctimas ni lesiones personales”, dijo Clarín. Tampoco hubo daños materiales de consideración pero las manchas del combustible y los rastros del fuego quedaron marcados en el frente del edificio.

“A primera vista aparece como una expresión violenta de intolerancia contra un medio de comunicación y esperamos su urgente esclarecimiento y sanción”, señaló el Grupo Clarín.

Nadie se adjudicó el ataque.

“Quiero expresar nuestro repudio al episodio ocurrido frente a la sede del diario Clarín. La violencia siempre altera la convivencia democrática”, manifestó el presidente Fernández en Twitter. “Esperamos que los hechos se esclarezcan y los autores sean identificados a partir de la investigación que está en curso”.

En tanto, la vicepresidenta y ex mandataria Cristina Fernández de Kirchner, quien ha cuestionado en reiteradas ocasiones la línea editorial del diario y otros medios del Grupo Clarín por sus críticas a los gobiernos kirchneristas, también recurrió a sus redes sociales para repudiar el ataque.

El hecho, que fue captado por cámaras de seguridad de la empresa, es investigado por la justicia federal bajo el cargo de “intimidación pública”.