“La desaparición de los 43 es una enfermedad colectiva”
26 septiembre, 2016
Al menos seis heridos por tiroteo en Houston
26 septiembre, 2016

Levantan toque de queda en Charlotte

Un manifestante, con sus mano en alto, enfrenta a agentes de la policía en la intersección Charlotte-Mecklenburg, en Charlotte, Carolina del Norte el domingo. Foto Ap

Afp

Washington. Las autoridades de la ciudad estadunidense de Charlotte levantaron el toque de queda que habían instaurado debido a manifestaciones, algunas violentas, que se desarrollaron luego de la muerte de un hombre negro abatido por la policía.

En un comunicado conjunto, la alcaldesa de esa ciudad del sureste de Estados Unidos, Jennifer Roberts, y el presidente de la policía del condado, Trevor Fuller, anunciaron que se levantaba el toque de queda decretado desde el jueves y que la medida sería adoptada «inmediatamente».

Ambos exhortaron a la población a «mostrar su unidad de una manera pacífica y legal».

Las manifestaciones de protesta tuvieron lugar todas las noches en Charlotte, una ciudad de Carolina del Norte, desde la muerte de Keith Lamont Scott, un hombre negro de 43 años abatido el martes pasado por la policía.

Nuevas movilizaciones se desarrollaron en la noche de este domingo, pero todas ellas fueron de forma pacífica.

El sábado, la policía, cediendo a la presión de responsables políticos y de los manifestantes, publicaron los videos del momento de la muerte de Scott. Pero las imágenes no permiten determinar si Scott tenía un arma en sus manos en el momento de los hechos, como sostienen las autoridades.

La familia de la víctima afirma que el hombre llevaba un libro en sus manos.

«No comprendemos como este incidente terminó con la pérdida de una vida», dijo Ray Dotch, cuñado de Keith Scott. «Y esto no queda claro en los videos que han sido publicados», añadió.

Antes de que lo hiciera la policía, la familia había difundido un video de los hechos, filmado por la esposa de Scott, pero que tampoco resulta concluyente.

La policía afirma que encontró en el lugar una pistola cargada que presentaba trazas de ADN de Scott, y que el hombre llevaba en su tobillo un estuche para portar un arma de fuego.

Las autoridades publicaron imágenes de esos objetos, así como la de un cigarrillo de marihuana.