Choca autobús que venía a SLP de Barra de Navidad; 21 heridos
1 abril, 2018
Trump amenaza de nuevo a México con enterrar TLCAN
1 abril, 2018

“Libertad para Puigdemont”, claman en Alemania

Personas con una pancarta encabezan una protesta frente al edificio del Reichstag, condenando el arresto de Carles Puigdemont en Alemania. Foto Ap

Dpa 

Berlín. Desafiando las temperaturas cercanas a cero y el aguanieve que desde primera hora caía en Berlín, decenas de manifestantes se concentraron hoy en la emblemática Puerta de Brandeburgo de la capital alemana para pedir la liberación del ex presidente catalán Carles Puigdemont, encarcelado en Alemania. Unas 200 personas, según datos de la Policía germana, secundaron la protesta convocada por la influyente entidad civil Asamblea Nacional Catalana (ANC) vistiendo con esteladas -las banderas utilizadas por los independentistas- un paisaje urbano que a diario colonizan miles de turistas a la caza de la mejor selfie.

Con pancartas escritas en alemán en las que se podían leer mensajes como “Libertad para los presos políticos catalanes” o “Libertad para Puigdemont”, los asistentes, entre los que figuraban los diputados de Junts per Catalunya Aurora Madaula y Quim Torra, mostraron su apoyo a los líderes independentistas detenidos y también a aquellos que huyeron al extranjero. La concentración tuvo lugar justo seis meses después del referéndum soberanista ilegal celebrado en Cataluña el 1 de octubre, que supuso el inicio de la escalada independentista en la región y que estuvo marcado por graves altercados entre votantes y Policía.

“Los alcaldes nos hemos reunido y nos hemos conjurado todos para demostrar que lo que pasó el día 1 de octubre fue un referéndum sin violencia y la violencia es la base que están argumentando para poder mantener retenido al presidente Puigdemont en Alemania así como a otros exiliados y a otra gente que está en prisión preventiva”, declaró a dpa Davil Saldoni, alcalde de Sallent y presidente de la Asociación Catalana de Municipios y Comarcas (ACM). Desde Berlín, la cara visible de este organismo -que según explica agrupa a 931 de los 948 municipios de Cataluña- avanzó que la ACM tiene previsto organizar actos en los cuatro países en los que residen “exiliados catalanes” (Alemania, Bélgica, Suiza y Reino Unido) para demostrar que lo ocurrido el día 1 de octubre en Cataluña “no coincide con lo contado en los autos judiciales o en la base de la euroorden” cursada contra Puigdemont.

Esta misma opinión la compartía Jordi, un vecino de un pueblo cercano a Barcelona que estos días está de viaje en Alemania y que no dudó en acercarse a la Puerta de Brandeburgo para unirse a la protesta. “Las últimas noticias que hemos leído es que Puigdemont tiene un abogado alemán que es experto en derecho internacional y que puede tener bastante repercusión y que de alguna manera sea visible en Europa y no solo en España”, recalcó. A su lado, un anarquista alemán de nombre Stefan sostenía una original pancarta elaborada con una caja de cartón que simulaba una cárcel. “Democracia encarcelada por la monarquía post-Franco”, rezaba el cartel. En los barrotes recortados tras los que se escondía este manifestante aparecía, entre otros, el nombre de Valtonyc, el rapero español que fue condenado por el Tribunal Supremo a tres años y medio de cárcel por delitos de enaltecimiento del terrorismo, injurias a la Corona y graves amenazas a políticos en sus canciones, difundidas en Internet.

“Soy anarquista y estoy en contra de la creación de nuevos Estados pero desde el 1 de octubre está claro que el Estado español no se puede reformar y apoyo este movimiento que lucha por la república catalana y a favor de la democracia y en contra del sistema post-franquista”, razonó Stefan. Terminada la protesta, en la que también participó un político alemán del partido postcomunista La Izquierda, los manifestantes cantaron Els Segadors, el himno catalán, para a continuación emprender rumbo hacia el Ministerio de Justicia alemán en Berlín ante la atenta mirada de berlineses y turistas.

A unos 350 kilómetros de distancia, en la localidad de Neumünster, el ex presidente catalán Carles Puigdemont recibía la visita de Zaklin Nastic y Diether Dehm, dos diputados de La Izquierda que se desplazaron hasta la cárcel en la que el dirigente permanece detenido desde hace justo una semana. A la salida del correccional Dehm señaló que Puigdemont tiene miedo a ser extraditado a España porque no confía en la justicia del país ibérico. “La justicia española es muy diferente a la alemana”, le dijo el líder independentista al político postcomunista durante su encuentro. El ex jefe del Gobierno de Cataluña, destituido en octubre por Madrid a raíz de la escalada de su proceso independentista, fue detenido hace una semana en un área de servicio del norte de Alemania en virtud de una orden de arresto europea emitida por el Tribunal Supremo español, que lo investiga por rebelión y malversación.

El pasado lunes, la Justicia alemana decidió mantener al líder independentista en la cárcel de Neumünster, en el norte de Alemania, mientras se estudia su posible entrega a España. La decisión podría conocerse la próxima semana, tras la Semana Santa.

JSL
JSL