Enfrentamiento en Irapuato deja un policía y dos sicarios muertos
9 abril, 2021
George Floyd murió por violencia en su detención, dice médico forense
9 abril, 2021

Llegada de Biden impulsó migración, dice canciller de Honduras

Migrantes centroamericanos que buscan llegar a EU caminan en la frontera entre Belice y México. Foto La Jornada/Víctor Camacho

Afp

Washington. El canciller de Honduras, Lisandro Rosales, aseguró este viernes que los traficantes de personas han usado la política migratoria del presidente Joe Biden para impulsar la afluencia de indocumentados a Estados Unidos.

También indicó que “afecta mucho” al gobierno de Honduras que el presidente Juan Orlando Hernández haya sido señalado por narcotráfico en una corte de Nueva York, cuando “lo único que ha hecho” es luchar “frontalmente” contra el crimen organizado.

A continuación, un resumen de la entrevista con la agencia de noticias internacionales Afp luego de un diálogo bilateral en Washington entre delegaciones de alto nivel de ambos países sobre migración, anticorrupción y reconstrucción tras los huracanes Eta e Iota:

P: Las detenciones de indocumentados se dispararon en la frontera sur de Estados Unidos. ¿Los traficantes aprovecharon la llegada al poder de Joe Biden para impulsar a los migrantes?

R: Lamentablemente, las cifras muestran que sí. En noviembre hubo 10 mil hondureños detenidos en la frontera sur estadunidense y en marzo hubo 41 mil, con un incremento posterior a la asunción del presidente Biden (el 20 de enero). Los coyotes han aprovechado el mensaje de que se iba a abordar el tema de migración de una forma integral y esto ha provocado que usen como escudo humano a niños.

P: ¿Cuántos menores hondureños han cruzado ilegalmente a Estados Unidos?

R: Tenemos una cifra preliminar no oficial de unos cuatro mil en los últimos dos meses, pero está incrementando cada día.

P: ¿A qué atribuye esta nueva oleada migratoria?

R: Lo que estamos viendo es que 98 por ciento de los detenidos en la frontera sur son de las zonas impactadas por Eta e Iota (en noviembre pasado), que en Honduras dejaron unos dos mil millones de dólares en pérdidas.

P: ¿Qué conversó con Ricardo Zúñiga, el enviado de Biden para el Triángulo Norte centroamericano?

R: El mostró un interés especial en el tema migración, obviamente, pero también en el plan de reconstrucción y cómo Estados Unidos puede ayudar. Creo que debemos aprovechar la reconstrucción para generar oportunidades que arraiguen a los ciudadanos en Honduras.

P: La congresista estadunidense Norma Torres rogó a Biden no derivar fondos a Centroamérica debido a “corrupción” y “mala gobernanza”.

R: Hace 31 años Estados Unidos decidió canalizar sus recursos a través de ONGs y agencias que tiene en el país. No recibimos un cinco del gobierno de Estados Unidos directamente. Lo que sí queremos es que 100 o 98 por ciento llegue a los que lo necesitan. Hay que disminuir la burocracia y que sean proyectos alineados a las necesidades de los países anfitriones.

La sombra del narcotráfico

P: El presidente Hernández fue señalado de narcotráfico en una corte de Nueva York en la que su hermano y ex diputado fue sentenciado a cadena perpetua por ese delito. ¿Cómo afecta esto al gobierno de Honduras?

R: Afecta mucho, porque esto da un daño reputacional a instituciones que han demostrado completamente lo contrario. En 2011, 87 por ciento de las drogas que entraban a Estados Unidos pasaban por Honduras y ahora solo tres por ciento, entonces obviamente a alguien se le ha dañado el negocio y quiere venganza. El problema es que se le dé credibilidad a asesinos confesos en una corte de Estados Unidos y esto les permita decir lo que quieran en contra de un presidente que lo único que ha hecho es combatir directamente y frontalmente el crimen organizado.

P: ¿El hermano del presidente no es responsable de tráfico de drogas?

R: No puedo saber yo las interioridades, pero el presidente Hernández ha hecho todo lo contrario a lo que se ha dicho en los juicios. Desde 2014, hay 41 hondureños por narcotráfico en cárceles de Estados Unidos producto de la ley de extradición que se aprobó cuando él era presidente del Congreso.

P: Zúñiga es hijo de un militar y diplomático hondureño y nieto de un ex candidato presidencial hondureño. ¿Usted lo conocía?

R: Sí, claro, muy bien. Su padre trabajó muy cercano con mi padre, que fue general de las Fuerzas Armadas. Lo conocí de niño. Lo considero muy capaz, muy preparado y consciente de la situación que se vive en Honduras.

P: ¿Y por qué Zúñiga no viajó a Honduras como sí lo hizo a Guatemala y El Salvador?

R: Porque ya teníamos programadas estas reuniones en Washington desde el 4 de febrero.

P: ¿No tiene que ver con la sentencia por narcotráfico del hermano del presidente?

R: No tiene absolutamente nada que ver.

P: Usted pidió a Estados Unidos otorgar un nuevo Estatus de Protección Temporal (TPS) para los hondureños, además del vigente desde 1999. ¿Hay avances?

R: El secretario (de Seguridad Interior estadounidense, Alejandro) Mayorkas, me expresó esta semana que están analizando las fechas para otorgar un nuevo TPS a Honduras debido a las tormentas. No nos dio fecha, pero esperamos que sea pronto.