China y EU logran “nuevos progresos” en diálogo comercial
6 abril, 2019
Museo de Arte Contemporáneo estrena sala de lectura
6 abril, 2019

Miles de ‘chalecos amarillos’ perseveran en marcha sabatina

Los manifestantes se reúnen bajo el "Gran Arco de la Defensa", en París, en una jornada sin incidentes mayores. Foto Afp

Afp

París. Miles de chalecos amarillos se manifestaban por 21º sábado consecutivo en Francia, sin registrar incidentes importantes, antes de que el gobierno haga un balance la próxima semana de su «gran debate» destinado a apaciguar las protestas y proponga medidas.

«¡Macron, lárgate de una vez!», gritaron unos mil «chalecos amarillos» que salieron a la calle en Rouen (noroeste) este sábado, centrando como es habitual las críticas en el presidente francés Emmanuel Macron y en su política fiscal y social.

«Macron destitución», rezaba una pancarta en París, donde se renovaron las prohibiciones de manifestar en algunos lugares de la capital, tras los actos de violencia del 16 de marzo, especialmente en los Campos Elíseos, donde mil 500 «ultraviolentos» según el gobierno saquearon comercios y restaurantes.

«Lo que me haría parar, es la dimisión de (el ministro del Interior Christophe) Castaner, debido a la violencia policial», dijo en una protesta en París Catherine, de 59 años.

El ministerio del Interior, cuyas cifras son contestadas cada semana por el movimiento, estimó que a media jornada había 6 mil 300 manifestantes, 3 mil 100 en París, en comparación con los 5 mil 600 de la semana pasada, mil 800 de ellos en la capital.

Las imágenes de violencia en anteriores protestas dieron la vuelta al mundo, perjudicando la imagen de Francia, el primer destino turístico del mundo.

Este nuevo sábado de manifestación se produce tres días después de que el Consejo Constitucional rechazara uno de los principales artículos de la «ley antivándalos» que quiere el gobierno para luchar contra los agitadores durante estas manifestaciones de los chalecos amarillos.

Este artículo preveía prohibiciones administrativas de manifestarse para las personas que presentaran «una amenaza grave para el orden público»·.

El Consejo aprobó no obstante otros dos puntos de la ley: el registro previo de bolsos y vehículos cerca de las manifestaciones, y la creación de un delito de disimulación voluntaria del rostro. Estas medidas no se aplican este sábado, al no haber sido publicadas aún en el diario oficial.

Movimiento debilitado

Este sábado, los chalecos intentarán frenar el decaimiento de su movimiento, cada vez más visible en estos casi cinco meses: han pasado de congregar en toda Francia 282 mil personas el 17 de noviembre, en su primer sábado de movilización, a 33 mil 700 la semana pasada, 4 mil de ellos en París.

Para hacer frente al movimiento –la peor crisis de Macron desde su llegada al poder en mayo de 2017–, el gobierno lanzó a principios de año un «gran debate nacional», con la celebración de 10 mil reuniones locales y la apertura de unos 16 mil «cuadernos de reclamaciones» que han permitido recoger las quejas de los ciudadanos, aunque sin convencer a los «chalecos» de renunciar a sus movilizaciones cada sábado.

Entre las demandas ciudadanas figuran la mejora del poder adquisitivo, mayor justicia social y fiscal, pero también que se cuenten los votos en blanco, un menor número de parlamentarios o un referendo de iniciativa compartida, según datos obtenidos por la Afp.

Este martes y miércoles, tendrán lugar en el parlamento francés dos debates sin votación, en presencia del primer ministro francés Édouard Philippe.

«Vamos a empezar a considerar (…) lo que se nos ha dicho. Y cómo contemplamos hacer luego el trabajo» antes de que Macron anuncie «lo esencial de lo que el gobierno hará después para responder a las demandas de los ciudadanos», explicó el viernes Philippe.

La presidencia francesa confirmó que el jefe de Estado anunciará las primeras medidas a mediados de abril. Luego podría ir enumerando sus decisiones hasta el verano (boreal), incluso en plenas elecciones europeas del 26 de mayo.

Pero Macron debe superar el escepticismo de la opinión: según un sondeo publicado el jueves, 68 por ciento de los franceses opina que los puntos de vista expresados no son tomados en cuenta y 79 por ciento cree que el gran debate no resolverá la crisis política actual.

JSL
JSL