Espacios educativos dignos en la delegación de Bocas
21 enero, 2017
Critica Trump masivas marchas en su contra
22 enero, 2017

Mujeres dan ejemplo de la lucha contra Trump

Torrente humano en Washington. Foto Ap

David Brooks, corresponsal

Washington.

Desde primera hora y a lo largo del día grupos de manifestantes y activistas lograron hacer sentir su repudio del nuevo presidente, con acciones directas, bloqueos con bailes, música y marchas relámpago, así como algunos enfrentamientos con la policía, alrededor de las ceremonias oficiales de la inauguración de Donald Trump.

El mensaje fue enfrentar el odio de Trump con el amor de un país diverso en todos sus sentidos –razas, países de origen, preferencias sexuales y más– y eso se expresó con música, baile, títeres, ocupaciones o bloqueos de puntos de acceso y unos cuantos actos de violencia –que, como siempre, acapararon la mayor atención– y más de 217 arrestos.

Los miles de manifestantes lograron mostrar sus mensajes a pesar de los más de 30 mil elementos de seguridad pública asignados a mantener la paz (y, obviamente, a proteger contra la amenaza permanente del terrorismo). Lo hicieron en zonas permitidas, con banderas multicolores y pancartas con mensajes contra el racismo y el fascismo, y en defensa de los migrantes, de las mujeres y hasta de la prensa. Títeres, globos y proyecciones de mensajes ayudaron a marcar la disidencia ante los actos oficiales.

Pero otros grupos, que prometieron tratar de irrumpir en las festividades, ocupando cruces de calles, incendiando botes de basura, lanzando ladrillos, rompiendo algunos ventanales de comercios, como Starbucks y el banco Wells Fargo, y marcando su presencia con pintas. Algunos de estos actos provocaron respuesta policiaca con granadas de sonido, un poco de gas lacrimógeno y arrestos.

Unos seis manifestantes llegaron a una de las secciones públicas más cercanas a la sede de la inauguración con camisetas que deletreaban RESIST. Un contingente de Black Lives Matter ocupó brevemente un punto de acceso a las zonas de seguridad de los festejos, en otro bailaba un contingente de defensores de derechos gays, en uno más había defensores del agua, en solidaridad con el movimiento indígena de Standing Rock. En algún momento las marchas que se encontraron sumaron entre 3 mil y 5 mil personas que después se dispersaron en varias direcciones.

Una pancarta decía: Sin inmigrantes Trump no tendría esposas. Otra: No a un Estados Unidos fascista, y El sistema nos ha fallado, mientras otros insistían: No tenemos miedo.

Hubo protestas y marchas en varias ciudades a lo largo de Estados Unidos, además de un concierto organizado por Prophets of Rage en Los Ángeles y trasmitido por livestream, con la participación de Audioslave, Jackson Browne, Jack Black y otros.

Este sábado se convocó a lo que se espera será el acto mas grande de protesta y resistencia contra el nuevo régimen, la Marcha de Mujeres (https://www.womensmarch.com), con la manifestación principal en esta capital y en otras ciudades del país y del mundo.

Está programada una amplia gama de iniciativas de resistencia para los próximos días (http://www.100daysofresistance.org) y OurRevolution, que surge del movimiento de Bernie Sanders, entre otros que se están preparando a escala nacional, estatal y local.