Casos por Covid-19 en México rebasan 113 mil; hay 13 mil 511 muertos
6 junio, 2020
Más de mil personas damnificadas por “Cristóbal” en Campeche
6 junio, 2020

“No podemos aguantar mucho más”, claman miles en EU

Hubo protestas en diferentes ciudades de ese país. Foto: Afp

Reuters

Decenas de miles de manifestantes marcharon en Washington y otras ciudades de Estados Unidos este sábado para exigir el fin del racismo y la violencia de las fuerzas armadas, en el duodécimo día de protestas por el asesinato de un hombre negro a manos de la policía de Mineápolis.

La protesta en la capital del país se perfilaba como la más grande de las marchas que esta semana han sido convocadas en ciudades y pueblos pequeños de todo Estados Unidos, así como en países de todo el mundo.

Las manifestaciones coincidieron con un segundo servicio fúnebre de George Floyd, de 46 años, quien murió el 25 de mayo en Mineápolis después de que un policía lo inmovilizó en el suelo con una rodilla en el cuello durante casi nueve minutos.

La muerte, grabada en detalle por teléfonos celulares de los transeúntes, ha desencadenado días de protestas y preguntas sobre un pasado de violencia y maltrato contra los negros y otras minorías.

Cerca del frente de la Casa Blanca, Katrina Fernández, de 42 años, dijo que estaba esperanzada e impaciente por unirse a las protestas para exigir lo que ella consideraba como reformas policiales largamente esperadas.

“Sólo espero que de verdad consigamos algún cambio en lo que está pasando. La gente ha estado arrodillada y protestando y rogando durante mucho tiempo y ya es suficiente”, dijo. “No podemos aguantar mucho más”.

Medios de comunicación locales habían pronosticado que decenas de miles de personas acudirían a la capital de Estados Unidos, a pesar de los riesgos que sigue suponiendo el coronavirus, que ha asolado el país en los últimos dos meses y que sigue siendo una amenaza mortal, según los expertos en salud.

Las estimaciones oficiales del número de manifestantes no estaban disponibles.

Como en días anteriores, las protestas en ciudades como Los Ángeles y Chicago, Nueva York y Washington incluyeron una serie de marchas poco organizadas.

En la capital, miles de personas se reunieron en el Monumento a Lincoln y en otros lugares antes de converger hacia la Casa Blanca. Una conmovedora multitud pasó por el Hospital Universitario George Washington cantando “¡Manos arriba, no disparen!” “Marchamos por la esperanza, no por el odio” y “¡No puedo respirar!”

El último grito se hace eco de las protestas en Nueva York en 2014, cuando Eric Garner murió bajo custodia policial después de que un oficial usara un estrangulador prohibido.

Garner y Floyd son parte de una larga lista de hombres y mujeres negros asesinados por oficiales blancos.

Como muchos de los manifestantes, Michael Drummond, un empleado del gobierno de 40 años, es blanco.

“Especialmente como persona blanca, me beneficio del status quo y por lo tanto no venir y trabajar activamente para deconstruir el racismo institucional me haría cómplice”, dijo.

Los agentes de seguridad salieron eran menos que a principios de semana y tenían una postura más relajada, con uniformes de patrullero en lugar de chalecos antibalas y cascos.

Seis autobuses trajeron cientos de militares uniformados, la mayoría con chalecos antibalas y escudos, al terreno de la Casa Blanca, dijo un fotógrafo de Reuters.

Humvees militares estaban estacionados en las calles arboladas de la ciudad.