Balean a tres activistas en Iztapalapa
7 noviembre, 2015
Chapo
Formal prisión contra involucrado en fuga de ‘El Chapo’
7 noviembre, 2015

Perú crea distrito que abarca zona que Chile reclama

Por Afp

Lima. Las crispadas relaciones entre Perú y Chile parecen estar lejos de distenderse luego que el presidente Ollanta Humala promulgara el sábado un decreto supremo que crea un distrito en una zona de frontera común, que abarca parte de un territorio que Santiago reclama como propio.

Humala dijo en una ceremonia que el gobierno quiere «dar prioridad al desarrollo en las zonas de frontera dejadas de lado, (y) la creación de este distrito ha de constituirse en la herramienta político institucional que permitirá a las poblaciones de La Yarada-Los Palos acceder a mejores condiciones de vida». El nuevo distrito se enmarca dentro de los planes del gobierno de poblar las zonas de frontera para impulsar su desarrollo comercial, en una decisión no exenta de implicaciones geopolíticas. La Yarada-Los Palos permitirá «sobretodo (a la población) a gozar de una mayor representatividad democrática, a poder elegir a sus autoridades y estar en condiciones de crear dinámicas participativas para la toma de decisiones referidas a su futuro», añadió Humala durante la promulgación del decreto supremo en el Palacio de Gobierno, acompañado del presidente del Consejo de Ministros, Pedro Cateriano y la canciller, Ana María Sánchez.

Zona en discordia El flamante distrito se encuentra en una área árida de la fronteriza región peruana Tacna, vecina a la chilena Arica, escenario en el siglo XIX de la guerra del Pacífico entre la alianza de peruanos y bolivianos contra chilenos. La actual controversia surge cuando se creía que ambos países habían superado sus diferencias limítrofes luego del fallo de la Corte Internacional de Justicia de La Haya de enero de 2014, que zanjó diferencias sobre soberanía marítima al trazar una frontera que otorgó a Perú cerca de 50.000 km2 de mar. El recién creado distrito incluye una pequeña porción de territorio, de casi cuatro hectáreas de extensión, que Chile reivindica.

La mecha se encendió el 15 de octubre cuando el Congreso peruano aprobó el distrito. En respuesta, Santiago llamó a consultas a su embajador en Lima y envió una nota diplomática. Esa situación reavivó la nunca disuelta tensión y produjo una escalada de notas diplomáticas que alcanzó su punto más alto con la creación del distrito por parte del gobierno peruano en una medida que de facto representa un ejercicio de soberanía. Perú y Chile afirman que su frontera terrestre ya está delimitada pero difieren en su punto de inicio.

Para Perú, ésta comienza a orillas del océano Pacífico, en el denominado «Punto Concordia», mientras que para Chile se ubica unos 270 metros hacia el noreste, tierra adentro, en el denominado «Hito N°1». Esta diferencia lleva a la formación de un denominado «triángulo terrestre», que ambos países disputan y para ello muestran argumentos basados en tratados firmados en 1929 y 1930, después de la guerra que libraron a fines del siglo XIX.

El excanciller Allan Wagner, jefe de la delegación peruana en el proceso en La Haya, señaló que «los límites están absolutamente definidos (…) El triángulo terrestre es una figura que no existe. Lo que existe es el punto Concordia que se encuentra en la orilla del mar».

Escalada de notas

En el marco de esta escalada Perú negó el viernes que haya enviado militares a la zona de frontera en controversia, como denunció Chile. «Se ha cursado una nota diplomática a la embajada de Chile, recalcando que el 4 de noviembre último no ha habido presencia de militares peruanos en el sector Hito N° 1 de la frontera terrestre», dijo la Cancillería peruana en un comunicado. Luego Chile reafirmó que sí hubo presencia militar peruana y la prensa chilena difundió fotos de soldados en el Hito 1. «El Gobierno de Chile reitera que el día 4 de noviembre un grupo de 18 militares peruanos, cuatro de los cuales portaban armas largas -según consta de testimonios fotográficos- se aproximó al sector del Hito N°1», afirmó la Cancillería de Santiago en un comunicado.