DIF estatal ha entregado 6 mil paquetes del programa “Construye futuro, abrazando corazones”
11 febrero, 2017
Desmiente el Kremlin eventual extradición de Snowden a EU
12 febrero, 2017

Podemos y PP inician sus congresos entre notorios contrastes

Pablo Iglesias dirigente del partido Podemos, luego de su intervención en el congreso. Foto Afp

Armando G. Tejeda, corresponsal

Madrid. Hace unos meses, cuando el presidente del gobierno español Mariano Rajoy, informó que el Partido Popular (PP) celebraría su congreso nacional este fin de semana, el líder de formación emergente Podemos, Pablo Iglesias, anunció que su partido haría coincidir su segundo congreso con el de la derecha española para que la ciudadanía viera el “contraste” entre ambas opciones.

Podemos, en plena pugna de su dirigencia por el poder, inició su congreso con apelaciones reiteradas a la “unidad”. Mientras que el encuentro del PP fue plácido y consolidado como primera fuerza electoral, en gran parte por la fractura de la izquierda, tanto en Podemos como en la oposición del Partido Socialista Obrero Español (PSOE).

Hace sólo un año, unos diez mil militantes de Podemos exigieron a sus líderes “asaltar el poder” al grito de “sí se puede”. Era un partido nuevo, con ideas frescas y que aspiraba a revolucionar el sistema político español. Pero en sólo doce meses, los miles de militantes que abarrotaron el inmueble cambiaron el grito de guerra de “sí se puede” por un clamor a sus dirigentes: “Unidad”.

En la plaza había miedo de que el duro enfrentamiento entre sus cúpulas de las últimas semanas derivara en una pugna sin solución ante los medios de comunicación.

Hasta el momento ya han votada más de 150 mil inscritos -de más de 400 mil- en la elección de la secretaria general del partido, a la que sólo aspira Pablo Iglesias, así como las listas de la Ejecutiva nacional y las propuestas políticas a desarrollar en las próximos meses.

Está en juego una consulta para elegir el sistema de votación en la Asamblea ciudadana. Iglesias plantea decidir en forma conjunta proyectos políticos y candidaturas mientras que el número dos del partido, Íñigo Errejón, quiere separar ambos debates.

Entre tanto, y ante el clamor de los militantes de “unidad, unidad, unidad…”, Iglesias tomó en hasta tres ocasiones la palabra para volver a hacer autocrítica por la actitud y el enfrentamiento de los últimos días y para insistir en que “el ensimismamiento y la división trabajan para el enemigo. Así que hoy no nos hablamos a nosotros mismos, hablamos a un pueblo. Hemos cometido muchos errores, pero esta asamblea tiene que ser un ejemplo de fraternidad, unidad y resistencia”.

Frente a la placidez y hasta el triunfalismo del congreso del PP, Iglesias envió un mensaje: “No se confíen, señores del PP, el viento del cambio sigue soplando”.

Errejón también tuvo su espacio para dar un discurso, en el que insistió en la idea de la “unidad” y en su visión del partido para alcanzar el poder, que parte de un concepto de transversalidad en el que se intente incluir a todos y en el que también se trabaje en las instituciones como parte toral del proyecto.