Tumbando Caña / Entrevista con Joaquín Sabina
14 mayo, 2017
Trump ordenó reunión de emergencia por ciberataque
14 mayo, 2017

Protestan miles de rusos contra plan urbano en Moscú

"No a las destrucciones", "Nuestro barrio en contra de las expulsiones", rezaban algunas de las pancartas de los manifestantes en Moscú. Foto Ap

Afp

Moscú. Varios miles de manifestantes protestaban este domingo en Moscú contra un gran plan de urbanismo que prevé la expulsión y realojamiento de centenares de miles de habitantes de la capital rusa, que según sus detractores simboliza la falta de respeto de las autoridades por la propiedad privada.

«No a las destrucciones», «Nuestro barrio en contra de las expulsiones», rezaban algunas de las pancartas que enarbolaba la multitud concentrada en el centro de la capital, al grito de «¡No se metan con Moscú!».

Según la policía hubo 5 mil manifestantes, en tanto los organizadores afirman que fueron 30 mil. Una organización independiente (Contador blanco) señaló haber registrado el pasaje de una 20 mil personas, lo que significa una movilización bastante amplia para sus características.

El opositor Alexei Navalny se trasladó al lugar pero fue sacado del perímetro por la policía. El proyecto del alcalde moscovita Serguei Sobianin, exdirector del gabinete del presidente Vladimir Putin comprende la demolición de 4.000 edificios de la era soviética.

«Vivo en un barrio calmo y verde junto a mi compañera, y ahora nos quieren expulsar hacia un barrio menos prestigioso, en tanto nuestro edificio es sólido y se puede mantener aún por mucho tiempo», explica a la AFP Pavel Kuznetsov, de 38 años.

«El plan de renovación viola la Constitución: ¡déjennos nuestros edificios!», gritaba Svetlana Ilina, de 59 años. «Esto beneficia a los promotores inmobiliarios y a las autoridades, que van a cobrar enormes comisiones», añadía.

Apodado los «Jruschchevki» por haber sido construidos en la época en que Nikita Kruschov dirigía a la Unión Soviética (URSS), en los años 1950 y 1960, estos edificios son emblemáticos de los suburbios de Moscú, pero también en numerosas ciudades rusas donde permitieron resolver la crisis en materia de viviendas que sufría el país.

La alcaldía de Moscú, con el apoyo del Kremlin, quiere reemplazar estos edificios de pocos pisos por otros más altos que puedan alojar a muchas más familias, en una capital que cuenta con 12 millones de habitantes y faltan viviendas.