Crea OMS unidad especial global contra el zika
2 febrero, 2016
Cae el peso ante nuevo declive de petroprecios
2 febrero, 2016

PSOE, dispuesto a “formar gobierno” en España

El líder del PSOE, Pedro Sánchez, se reunió con el rey Felipe en el marco de la segunda ronda de contactos de cara a la formación del gobierno. Foto Afp

Por Armando G. Tejeda, corresponsal

Madrid. El líder del Partido Socialista Obrero Español (PSOE), Pedro Sánchez, anunció hoy en una rueda de prensa que está dispuesto “a dar un paso al frente y formar gobierno” si el rey Felipe VI, en su calidad de jefe del Estado, le da la encomienda de hacerlo.

El dirigente socialista esperará a que se lleve a cabo el encuentro entre Mariano Rajoy, presidente el funciones y líder del Partido Popular (PP), con el monarca y que se confirme la declinación por parte del mandatario de someterse a la sesión de investidura. Entonces abrirá una ronda de negociaciones “de derecha a izquierda”.

Sánchez se reunió con el rey Felipe en el marco de la segunda ronda de contactos de cara a la formación del gobierno tras las elecciones generales del pasado 20 de diciembre. El resultado electoral arrojó un Congreso de los Diputados más fragmentado que nunca, con una división en cuatro grandes bloques que hacen obligatorio que el futuro presidente del gobierno cuente con el apoyo de al menos tres partidos. Rajoy, al representar al partido más votado y con mayor número de escaños, 123, declinó “de momento” someterse a la investidura al no contar con el apoyo de ninguna otra formación política.

Con el anuncio de Pedro Sánchez, que tiene 90 escaños, parece que situación política en España se empieza a desbloquear, aunque todavía queda un largo trecho para cerrar un acuerdo que permite la formación de un nuevo gobierno y la expulsión del poder del PP, que en los últimos cuatro años gobernó con mayoría absoluta y aplicando el rodillo parlamentario, lo que le valió la enemistad con la mayoría de los grupos parlamentarios que hoy se niegan a cerrar acuerdos con ellos.

La hoja de ruta trazada por el líder socialista es la siguiente: esperar a que se reúnan Rajoy y el rey, y si finalmente el presidente en funciones anuncia que vuelve a declinar la posibilidad de someterse a una votación de investidura entonces abrirá la ronda de negociaciones. Sánchez hablará con todos los partidos políticos, desde el PP hasta Podemos, Ciudadanos, Izquierda Unida (IU) y las fuerzas independentistas catalanas y vascas.

“Hablaremos a derecha y a izquierda con el único objetivo de formar un gobierno reformista y progresista”, dijo Sánchez, quien además reiteró que una vez que cierren un acuerdo con las formaciones que eventualmente apoyen su investidura someterán ese pacto a votación de sus militantes.

Es decir, que cualquier acuerdo será sometido a un referéndum al interior del PSOE, donde anidan dos visiones: los que se niegan a suscribir un acuerdo con Podemos, la tercera fuerza y con 65 diputados, al considerar que sus políticas son “populistas” y porque pretenden “aniquilar” al PSOE para copar el espacio de la izquierda; y los que sí ven con buenos ojos un acuerdo con Pablo Iglesias y sus seguidores, incluso aceptando las peticiones de la formación emergente, que reclama como mínimo la vicepresidencia del gobierno y los ministerios del Interior, Defensa, Economía y Hacienda, Sanidad y Educación. Es decir, la piedra angular del gobierno.