“El trampolín funciona”, dice Elon Musk a la agencia espacial rusa
31 mayo, 2020
Sobrevive anciana de 100 años al Covid-19 en Indonesia
31 mayo, 2020

Reabre la Explanada de las Mezquitas en Jerusalén tras dos meses

La Explanada de las Mezquitas en Jerusalén es el tercer lugar santo en importancia del islam y primero fuera de Arabia Saudita. Foto Afp

Afp

Jerusalén. Con fieles portando mascarilla y cintas de demarcación en el piso, la Explanada de las Mezquitas reabrió este domingo tras dos meses de cierre a causa del coronavirus, al día siguiente de la muerte de un palestino que ha suscitado una viva emoción.

En la noche fresca y ventosa, decenas de musulmanes se congregaron frente a una de las gigantescas puertas de madera del recinto para entrar al lugar poco después de las 03 horas (medianoche GMT), incluso antes de la llamada a la oración, constató una periodista de la AFP.

«Dios es grande, protegeremos Al Aqsa con nuestra alma y nuestra sangre», cantaban a la entrada los fieles que fueron recibidos por el director de la mezquita Al Aqsa, Omar Kiswani, que les felicitó por su paciencia.

Conocido como Haram al-Sharif –»Noble santuario»– por los musulmanes y Monte del Templo por los judíos, la Explanada de las Mezquitas alberga el Domo de la Roca y la mezquita Al Aqsa, que está administrada por el Waqf de Jerusalén, un organismo dependiente de Jordania.

El Domo de la Roca y la Mezquita Al Aqsa también abrieron a los fieles el domingo por la mañana tras haber permanecido cerrados desde mediados de marzo por las autoridades religiosas para frenar la propagación del nuevo coronavirus en Jerusalén, cuya parte oriental está ocupada y anexada por Israel desde 1967.

La Explanada de las Mezquitas, tercer lugar santo en importancia del islam y primero fuera de Arabia Saudita, había cerrado al público a mediados de marzo, al inicio de la crisis de Covid-19 en los Territorios palestinos y en Israel.

Este cierre fue «triste», dijo Um Ratib, en el rincón de las mujeres de la mezquita Al Aqsa. Antes de la pandemia, «teníamos la costumbre de pasar la mayor parte de nuestro tiempo aquí y dejábamos jugar los niños», agrega.

Hasta el momento, Israel registró más de 17 mil casos de nuevo coronavirus en su población de cerca de nueve millones de personas y 284 muertos. En el lado palestino, se confirmaron menos de 500 casos en Cisjordania y Gaza y 3 muertos para una población de cinco millones de habitantes.

Durante las últimas 10 semanas, los muecines llamaron a los fieles a la oración, pero en sus casas, incluso durante los meses del mes santo del ramadán que terminó la semana pasada.

«No hubo ramadán, ni Aíd al Fitr (Fiesta del Fin de Ayuno, en Al Aqsa), pero hoy es fiesta, todo es diferente», declaró en el lugar Ramzi Abisan, un hombre de unos treinta años que llegó al alba para asistir a la primera oración.

JSL
JSL