Autobús se queda sin frenos en la México-Puebla; 35 lesionados
11 noviembre, 2017
“Creo” en negativa de Putin sobre intromisión rusa: Trump
11 noviembre, 2017

Recae bastión sirio en manos del Estado Islámico

Vista general de la ciudad siria oriental de Deir Ezzor, el 4 de noviembre, tras ser recuperada por las fuerzas del régimen sirio respaldado por Rusia. Foto Afp

Dpa

Damasco/Bagdad. La milicia terrorista Estado Islámico (EI) ha recuperado casi totalmente Albu Kamal, uno de sus últimos bastiones perdidos en el este de Siria, cerca de la frontera con Irak, informó hoy el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos.

Sus combatientes obligaron a las fuerzas sirias a replegarse, en combates que están dejando numerosos muertos en ambos bandos y que evidencian la capacidad de resistencia de los yihadistas pese a las derrotas sufridas recientemente.

La agencia de noticias estatal siria Sana no informó por el momento sobre los combates. El Ejército sirio y los activistas aseguraron el jueves que se había conseguido expulsar a la milicia terrorista sunita del lugar.

La ciudad fronteriza de Albu Kamal, en la provincia de Deir Ezzor, rica en petróleo, tiene importancia estratégica porque conecta las zonas bajo control del EI en Siria y en Irak.

Según datos de la coalición contra el EI liderada por Estados Unidos, el EI ya ha perdido más del 95 por ciento del territorio que una vez controló en los dos países y sólo controlan en estos momentos unas pocas regiones desérticas en la frontera de ambos países.

Precisamente el Ejército iraquí lanzó hoy una ofensiva terrestre en la frontera con Siria para recuperar las últimas zonas bajo control de los yihadistas. Pretende liberar localidades como Rawa, en el valle del Éufrates, informó el comandante de la operación, Abd al Amir Rashid Jarallah.

El Ejército logró avanzar hasta el centro de Al Rumana, según informaron círculos militares, que añadieron que los combatientes del EI se habían replegado al Ejército. La localidad se ubica a pocos kilómetros de la frontera.

Los extremistas conquistaron gran parte de Irak y Siria hace algo más de tres años y proclamaron un califato islámico en el territorio bajo su control. Sin embargo, en los últimos meses perdieron uno tras otro sus principales centros de poder, Mosul en el norte de Irak y Al Raqa y Deir Ezzor en Siria.

No está claro si el líder del EI, Abu Bkr al Bagdadi, sigue con vida.

El Ministerio de Defensa en Moscú aseguró en julio que podría haber muerto en un ataque aéreo ruso en Siria, pero el Ejército estadunidense cree que sigue con vida.