Pemex enfrenta retos, pero cuenta con bases sólidas
Pemex enfrenta retos, pero cuenta con bases sólidas
24 agosto, 2016
Piden transparencia y rendición de cuentas en venta de salón STIC
24 agosto, 2016

Rechazan candidatura de Otegi en el País Vasco

Rechazan candidatura de Otegi en el País Vasco
Afp

Madrid. Una instancia electoral española rechazó este miércoles la candidatura en las elecciones regionales del líder independentista vasco Arnaldo Otegi, un ex miembro de ETA que luego se erigió en artífice de la paz en el País Vasco.

Otegi, que culminó en marzo más de seis años de prisión por intentar refundar el partido vasco Batasuna, el ilegalizado brazo político de la organización independentista ETA, había sido elegido como candidato a jefe de gobierno vasco por la coalición de izquierda EH Bildu.

Pero la comisión electoral de la provincia vasca de Guipúzkoa concluyó este miércoles que Otegi «se encuentra condenado a la pena de inhabilitación» para ser candidato hasta febrero de 2021, por la condena en el caso de Batasuna.

La decisión puede ser recurrida hasta la última instancia, el Tribunal Constitucional, que tendría plazo para fallar hasta el 7 de septiembre.

Los vascos votarán el 25 de septiembre para renovar al Parlamento de la rica región del norte de España, donde EH Bildu es la segunda fuerza por detrás de los nacionalistas moderados del PNV (centroderecha), aunque se enfrenta al avance de la formación antiausteridad Podemos.

Otegi se unió a ETA en su juventud, pero en 2004 se convirtió en uno de los primeros dirigentes que públicamente llamó al abandono de la violencia del grupo armado, responsable de 829 muertes en más de cuatro décadas de atentados por la independencia del País Vasco.

Con 58 años, Otegi es firme defensor de lograr la independencia a través de medios pacíficos.

Diversas personalidades consideraron injusta la condena impuesta en su contra en 2010 por el caso Batasuna, al destacar que Otegi había sido algunos años antes un actor clave del fallido diálogo entre los etarras y el gobierno del socialista José Luis Rodríguez Zapatero.

Otras personas en España lo consideran no obstante un «terrorista no arrepentido».

ETA anunció en octubre de 2011 «el cese definitivo de su actividad armada», pero rechaza disolverse, como le exigen los gobiernos de Madrid y París.