Van seis periodistas asesinados en México en 2020
17 mayo, 2020
Venden zapatillas Air Jordan desgastadas por 560 mil dólares
17 mayo, 2020

Reconocen organismos valentía de los migrantes LGBTI

La valentía de quienes se han visto obligados a dejar sus países debido a la violencia y discriminación que enfrentan por el libre ejercicio de su sexualidad o su identidad debe ser reconocida, pues enfrentan constantes riesgos y diversas formas de discriminación tanto por su condición migratoria como por su orientación sexual.

Así lo señalaron las organizaciones civiles, agencias internacionales e instituciones de gobierno que conforman la Mesa de Género y Migración en el marco del Día Internacional contra la Homofobia, Lesbofobia, Transfobia y Bifobia (IDAHOT, por sus siglas en inglés), que se conmemora este 17 de mayo.

“Es importante dar cuenta de que las personas lesbianas, gays, bisexuales, transgénero e intersexuales (LGBTI) en condición de refugiadas y migrantes están sujetas a formas múltiples e interseccionales de discriminación, tanto por su origen nacional y estatus migratorio, como por su orientación sexual, características sexuales, identidad de género y expresión de género”, señalaron.

En un comunicado, instancias gubernamentales como la Secretaría de Gobernación y la Comisión Mexicana de Ayuda a Refugiados; internacionales como el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur), la Organización Internacional de las Migraciones (OIM); y de la sociedad civil como Sin Fronteras y Save of Children, entre otras recordaron que el IDAHOT evoca la decisión de la Organización Mundial de la Salud que en 1990 desclasificó la homosexualidad como un trastorno mental y varios años después, 2004, comenzó a conmemorarse este día para llamar la atención sobre la violencia y la discriminación que sufren las personas LGBTI.

Recordaron que el titular del Acnur, Filippo Grandi, ha dicho que la creación de espacios seguros para solicitantes de asilo y refugiados LGBTI es esencial para que no se sientan forzados a ocultar su orientación sexual o identidad de género y estar protegidos.

En tanto que la OIM ha resaltado que las desigualdades profundamente arraigadas y la estigmatización contra este sector obligan a muchas de estas personas a emigrar lejos de sus comunidades corriendo riesgos inimaginables en el proceso.

“En el caso de niñas, niños y adolescentes de la comunidad LGTBI migrantes, refugiados y solicitantes de asilo, los riesgos a sufrir abuso, maltrato, violencia sexual y discriminación se intensifican por su minoría de edad y, sobre todo, por su condición migratoria irregular. No se les considera como sujetos de derechos y tampoco existen políticas públicas adecuadas para su protección, ni espacios de alojamiento seguros, lo que les obliga a mantenerse invisibilizadas, exponiéndose a diferentes formas de violencia y explotación para sobrevivir”.

Los integrantes de la Mesa de Género y Migración señalaron que en virtud de lo anterior, y en cumplimiento de sus obligaciones internacionales, “los Estados deben proteger a migrantes y refugiados LGTBI y fomentar condiciones dignas para el ejercicio de sus derechos humanos y su integración, lo que se logra al proveer servicios adecuados y no discriminatorios, así como mediante la creación de entornos seguros y acogedores para que tengan confianza de compartir sus preocupaciones y necesidades”.

Agregaron que esto se vuelve aún más urgente en el contexto de la contingencia sanitaria por Covid-19, ya que las personas LGBTI refugiadas y migrantes pueden experimentar impactos desproporcionadamente adversos al estar más expuestos al aislamiento, la estigmatización, la violencia, el abuso, la discriminación y la explotación; tener que permanecer en confinamiento con personas que no respetan su identidad de género u orientación sexual; y, en el caso de personas LGBTI que padezcan alguna enfermedad crónica, enfrentar mayores obstáculos en el acceso regular a medicamentos y servicios de salud. Asimismo, los impactos económicos de la pandemia pueden aumentar el riesgo de que las personas LGBTI refugiadas y migrantes enfrenten mayor marginalización y precariedad, lo que aumenta en sí mismo la exposición al nuevo coronavirus.