Jefe de policía de Los Ángeles justifica tiroteos de agentes
Jefe de policía de Los Ángeles justifica tiroteos de agentes
4 octubre, 2016
Insta Anierm a defender el TLC
Insta Anierm a defender el TLC
4 octubre, 2016

Remiten caso Atenco ante la Coridh

Remiten caso Atenco ante la Coridh
José Antonio Román

Ciudad de México. El caso conocido como las “mujeres Atenco”, que denunciaron tortura sexual y violaciones a varios derechos humanos por parte de elementos policíacos federales y del Estado de México en 2006, puede significar la octava condena en contra el Estado mexicano ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos (Coridh), con la llegada del expediente a esta instancia internacional.

Fue la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) quien decidió remitir el caso ante la Corte, ante el incumplimiento del Estado mexicano de su obligación de esclarecer y sancionar los hechos ocurridos hace ya 10 años.

En conferencia de prensa realizada en el Centro de Derechos Humanos “Miguel Agustín Pro Juárez”, seis de las 11 mujeres denunciantes, acompañadas por sus representantes legales, señalaron que la llegada del caso a la Coridh es un logro histórico en la búsqueda de la verdad y la justicia, que a nivel nacional no se pudo obtener.

Stepahnie Erim Brewer, coordinadora del área internacional del Centro Pro, señaló que desde diciembre pasado, la CIDH adoptó el informe de fondo que contiene sus conclusiones en el caso y que le dio razón a las denunciantes al encontrar que sufrieron detención ilegal y arbitraria, diversos actos de tortura física, sicológica y sexual, falta al debido proceso y denegación de justicia.

Y es que a una década de los hechos del 3 y 4 de mayo de 2006, no hay una sola sentencia condenatoria firme y los procesos penales en curso se limitan al fuero estatal y se desarrollan a partir de acusaciones en contra de cuatro decenas de agentes de bajo rango, sin tocar la cadena de mando y otras esferas y niveles de responsabilidades.

Tampoco se toca la participación de fuerzas federales en el operativo y las acciones y omisiones de altos funcionarios, aspectos que para la CIDH comprueban la falta de cumplimiento del Estado de su deber y sancionar a todos los responsables.

En el tiempo que ocurrieron los hechos, el gobernador del Estado de México era el hoy presidente Enrique Peña Nieto.