PGR ocultó el trasiego de droga en autobuses
23 enero, 2017
México y Canadá, por impulsar más «la integración de América del Norte»
23 enero, 2017

Renegociación del TLCAN con Peña y Trudeau, en breve: Trump

El presidente Donald Trump encabezó, junto con el director del Servicio Secreto, Joseph Clancy, y el vicepresidente Mike Pence, la toma de posesión en la Casa Blanca de funcionarios relacionados con la policía y la procuración de justicia. Foto Ap

Reuters, Afp, Dpa y Notimex

Washington.

El presidente estadunidense, Donald Trump, dijo este domingo que planea conversar pronto con los líderes de Canadá y México para empezar a renegociar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

¿Alguien ha oído hablar del TLCAN? Parte de nuestra campaña la basamos en eso , dijo el mandatario en un acto en la Casa Blanca en el que tomaron posesión varios miembros de su gabinete.

Vamos a comenzar las renegociaciones del TLCAN, la inmigración y la seguridad en la frontera, añadió el mandatario, quien prometió durante su campaña renegociar el pacto comercial en términos más favorables para Estados Unidos.

Trump explicó que además de negociar el TLCAN en su próxima reunión con el presidente Enrique Peña Nieto, el próximo día 31, hablará de inmigración y seguridad en la frontera.

El magnate también prometió durante la campaña electoral que iba a construir un muro en la frontera sur pagado por México y que iba a deportar a 11 millones de indocumentados, muchos de ellos mexicanos.

Ahora dice que Estados Unidos adelantará el dinero para construirlo más rápido y que México lo rembolsará después. El gobierno mexicano ha dejado claro que no pagará.

Expertos en comercio, académicos y funcionarios gubernamentales consideran que Canadá y México también buscarán duras concesiones y que la tasa de arancel cero del TLCAN será extremadamente difícil de modificar. Cualquier renegociación posiblemente tome varios años, afirman.

Además, el mandatario podría encontrar resistencia a renegociar el TLCAN en el Congreso, controlado por su partido, ya que muchos republicanos están a favor del libre comercio.

El TLCAN, en vigor desde enero de 1994, agrupa en una amplia zona de libre comercio a Estados Unidos, México y Canadá, y fue uno de los blancos predilectos de Trump durante la campaña electoral, al considerarlo causante de un éxodo de empleos estadunidenses hacia México.

La nueva administración republicana ya advirtió que si sus socios se oponen a una negociación que aporte a los trabajadores estadunidenses un acuerdo equitativo, Estados Unidos abandonará el TLCAN.

Según los estatutos del acuerdo comercial, una de las partes puede notificar a otras su intención de retirarse, momento en que se abre un periodo de 180 días para comenzar nuevas negociaciones. Si no se alcanza un nuevo acuerdo, el antiguo se disuelve.

Trump aseveró que se reunirá con el primer ministro canadiense, Justin Trudeau, y el presidente Peña Nieto para comenzar a trabajar en una revisión del acuerdo.

El gobernante ha dicho poco sobre las mejoras que quiere, salvo detener la migración de fábricas estadunidenses y empleos a México. Desde que ganó las elecciones, el 8 de noviembre, ha nombrado a firmas y amenazado con imponer aranceles a compañías estadunidenses que trasladen su producción al otro lado de la frontera.

Trump recibirá el 31 de enero en la Casa Blanca a Peña Nieto y pronto se reunirá con Trudeau.