Vecinos de colonia San Luis, sin agua desde hace 15 días
22 noviembre, 2015
CFE
Localizan más de 2 mil sitios arqueológicos con trabajos de CFE
22 noviembre, 2015

Reportan cerca de 100 muertos por deslave de mina en Myanmar

mina

Soldados de Myanmar y rescatistas trasladan los cuerpos de mineros, en Hpakant. Foto Xinhua

mina

Soldados de Myanmar y rescatistas trasladan los cuerpos de mineros, en Hpakant. Foto Xinhua

Por Afp, Ap y Dpa

Hpakant. Cerca de 100 personas murieron y otras unas 100 continúan desaparecidas por un corrimiento de tierras en una mina de jade en la zona accidentada de la localidad de Hpakant, al norte de Myanmar, uno de los peores tragedias registradas en esta importante industria para el país a causa de las grandes fallas de seguridad.

«Sólo encontramos muertos» entre las piedras, declaró el domingo a la Nilar Myint, un responsable de la administración de la localidad fronteriza con China.

El más reciente balance eleva de 90 a 97 el número de fallecidos. Los socorristas, incluidos, según Myint, la Cruz Roja local, el ejército y la policía, seguían sus tareas de búsqueda el domingo.

El accidente se produjo el sábado cuando una montaña de terraplén se hundió sobre decenas de cabañas en las que dormían personas que viven de la búsqueda de restos de jade no detectados por las empresas explotadoras.

Los primeros reportes detallaron que una montaña de unos 300 metros de alto, que se había formado con tierra sacada de la mina, colapsó enterrando unas 50 casas.

«Incluso la gente que vivía en los poblados un poco más lejos podían escuchar los gritos» de las víctimas, relató a la Zaw Moe Htet, un comerciante de jade, cuyo pueblo domina el lugar donde se produjo el drama.

Birmania, oficialmente Myanmar, es el primer productor mundial de esta piedra preciosa, muy presente en el subsuelo de esta región minera. Pero las condiciones de extracción – tanto en términos de seguridad como medioambientales -, son pésimas, y las autoridades y las compañías de explotación cierran los ojos ante la existencia de mineros ilegales.

Miles de personas pobres se instalan en esta región para tratar de hallar restos de jade. En los últimos meses, decenas de mineros ilegales murieron por corrimientos de tierra, de acuerdo con informes de organizaciones no gubernamentales. Estos incidentes a veces son mencionados por la prensa local, sin que nada cambie para estas personas, que suelen probar su suerte durante la noche.

El silencio ante estos casos y la negligencia envuelven el mercado de jade, que sigue siendo una fuente de riqueza de las viejas élites que hicieron fortuna en la época de la junta, autodisuelta en 2011. En la región se encuentra un jade que está entre los de mejor calidad del mundo y ha dado pie a una industria de miles de millones de dólares, aunque según investigadores la mayor parte del dinero va a individuos y empresas relacionados con los ex gobernantes militares del país.

Los mineros ilegales arriesgan y a menudo pierden la vida rebuscando entre los escombros descartados por los gigantes mineros. Birmania vendió en 2014 en el mercado mundial por valor de cerca de 27 mil 500 millones de euros de jade, diez veces la cifra oficial, según un informe publicado este año por la organización Global Witness.

La opositora Aung San Suu Kyi, cuyo partido Liga Nacional para la Democracia, ganó ampliamentelas elecciones del 8 de noviembre, está llamada a formar gobierno a principios de 2016. Ha prometido luchar contra la corrupción y la opacidad de la economía, de la que la industria de jade es un buen ejemplo.

En la región de Hpakant, otrora tierra de junglas frondosas, dominan ahora las colinas peladas, debido a la multiplicación de las canteras. El interés de los chinos por esta piedra preciosa, con sus múltiples matices de verde, acelera la desforestación de esta región. Además, el lugar es escenario de combates entre el ejército y grupos rebeldes.

El jade es una fuente importante de ingresos para el Ejército de Independencia kachin, uno de los grupos armados étnicos más activos en el combate contra el poder central.