La ALDF garantiza la opacidad
13 abril, 2018
Caro Quintero, en la lista de los 10 más buscados por FBI
13 abril, 2018

Retrocede Trump: el ataque a Siria podría ser “no muy pronto”

Después de ordenar un ataque a Siria, Donald Trump, presidente de Estados Unidos dijo que podría ser "no muy pronto". Foto: Ap

David Brooks

Nueva York. Donald Trump afirmó que tal vez ya no es inminente el ataque contra Siria que prometió hace 24 horas, y por otro lado, indicó de pronto que está contemplando retornar al Acuerdo Transpacífico, del cual se retiró hace un año dejando a muchos tratando de entender si ésta presidencia tiene o no una estrategia en esta delicada coyuntura dentro y fuera de Estados Unidos.

Después de que Trump sorprendió a su alto mando militar el martes al anunciar, por tuit, que los misiles estarían llegando a Siria y mofándose de la amenaza de los rusos de interceptar esos cohetes, esta mañana, Trump pareció contradecir su propio mensaje con otro tuit, afirmando: “Nunca dije cuándo tomaría lugar un ataque sobre Siria. Podría ser muy pronto o tal vez no muy pronto para nada!”.

Por su parte, el secretario de Defensa Jim Mattis, entre otros, trataron de reducir la creciente tensión entre Washington y Moscú en torno a la amenaza de un ataque, señalando que aún están buscando obtener pruebas sobre el ataque químico y que estaba tratando de evitar que toda esta situación llegue a quedar “fuera de control, si me doy a entender”. comentó a legisladores.

Al mismo tiempo, el manejo errático de las relaciones internacionales por Trump estaba al centro de la audiencia ante el Comité de Relaciones Exteriores para la ratificación del ahora director de la CIA Mike Pompeo como próximo secretario de Estado. Senadores le instaron a buscar la manera para imponer un poco de orden en el manejo de la diplomacia, y preguntaron si estaba dispuesto a enfrentar a su propio jefe en disputas sobre política exterior (no convenció a muchos). Algunos expresaron sus preocupaciones por las posiciones bélicas, prototrura y antimusulmanas de Pompeo en el pasado..

Mientras que círculos oficiales siguen a la espera de si el presidente ordenará el ataque contra Siria y/o si intentará despedir a uno o más altos funcionarios del Departamento de Justicia por atreverse a continuar investigando a su campaña y socios, Trump sorprendió a casi todos cuando sugirió contemplar la reincorporación de Estados Unidos al acuerdo comercial de países de la cuenca del Pacífico.

En una reunión con legisladores y gobernadores de estados agrarios, muchos de ellos preocupados por los efectos adversos de las políticas comerciales promovidas por Trump en semanas recientes, el mandatario anunció que estaba ordenando evaluar si Estados Unidos debería reincorporarse al Acuerdo Transpacífico que ahora incluye 11 países. Trump ordenó el retiro de Estados Unidos del pacto pocos días después de ingresar a la Casa Blanca.

La incoherencia y caos que ha marcado esta presidencia durante sus 14 meses de existencia se intensificó esta semana después de que agentes federales allanaron las oficinas de Michael Cohen, el abogado personal de Trump, el lunes, detonando lo que varias fuentes cercanas a la Casa Blanca calificaron como el “peor berrinche” presidencial que han experimentado hasta la fecha, mientras otros comentaron que nunca habían visto algo parecido al comportamiento que manifestó a partir de ese incidente.

Esas caracterizaciones llegaron a tal nivel que el propio presidente se vio obligado a tratar de desmentirlas, con un tuit el miércoles en el cual afirmó que los rumores de caos en la Casa Blanca son “fake news” y que todo está “muy calmado y calculado” al abordar los temas del día, logrando nutrir aún más la percepción de un líder inestable.

La amenaza de que está contemplando, otra vez mas, despedir al fiscal especial Robert Mueller, o al subprocurador general Rod Rosenstein, ha llevado a repetidas advertencias de legisladores de ambos partidos de que eso podría desatar una crisis constitucional, y varios senadores están promoviendo un proyecto de ley que buscaría prohibir esa decisión. Más aún, más de 300 mil ciudadanos se ha comprometido a realizar más de 800 mítines de “emergencia” por todo el país si Trump se atreve a despedirlos.

Todo esto no mejorará con la publicación del libro del ex jefe del FBI despedido por Trump, James Comey, que será acompañado con la transmisión de una serie de entrevistas con el autor en medios nacionales en los próximos días. En el libro, “A Higher Loyalty” , Comey califica a la presidencia como un “incendio forestal” que está dañando seriamente las normas y tradiciones del país. Acusa que “este presidente no es ético y está desatado de la verdad y de valores institucionales”. Más aún, Comey, quien antes de ser director del FBI fue un fiscal federal que, entre otras cosas, se destacó en esfuerzos para desmantelar la famosa familia Gambino del crimen organizado, se atreve a comparar al presidente y su círculo con una familia de la Mafia en sus maneras de ejercer poder y control interno.

“Estamos experimentando un tiempo peligroso en nuestro país con un ambiente político donde los hechos básicos son disputados, la verdad fundamental es cuestionada, mentir es normalizado y el comportamiento no ético es ignorado, justificado o recompensado”, escribió Comey, según reseñas del nuevo libro.

Tal vez por todo esto es pertinente recordar que hace unos días México sorprendió el mundo… al aceptar pagar por el cuidado psiquiátrico de Donald J. Trump. El presidente mexicano declaró que había autorizado el pago a pesar de críticas en su país de que tal tratamiento podría ser más caro que el muro fronterizo. Argumentó que cuando la seguridad del mundo está en juego, 800 dólares la hora es barato”, reportó el humorista Andy Borowitz del The New Yorker.

JSL
JSL