Tormentas muy fuertes afectarán a estados del norte y noreste de México
19 agosto, 2017
Estado Islámico reivindica atentados de Cataluña
19 agosto, 2017

Sesión extraordinaria de Asamblea Nacional de Venezuela

La presidenta de la Asamblea Constituyente de Venezuela, Delcy Rodríguez, durante la sesión plenaria en el Palacio Federal Legislativo, en Caracas, ayer 18 de agosto. Foto Xinhua

Ap

Caracas. La Asamblea Nacional convocó este sábado a una sesión extraordinaria en abierto desafío a la oficialista Asamblea Constituyente, que la víspera asumió sus competencias legislativas.

El Congreso -de mayoría opositora- descartó que vaya a reconocer la decisión de la Constituyente, pero hasta el momento la dirigencia opositora no ha explicado qué hará para imponerse ante el nuevo cuerpo que asegura tener poderes plenipotenciarios y que cuenta con el respaldo del resto de las instituciones y la fuerza armada.

La presidenta de la Asamblea Constituyente, Delcy Rodríguez, negó que la instalación de ese organismo represente la disolución de la Asamblea Nacional, e instó a los congresistas opositores a que convivan con el nuevo cuerpo «respetando sus decisiones».

Al ser consultada sobre la sesión que tendrá este sábado el Congreso, Rodríguez dijo a la prensa que «es bueno que trabajen, pero que sea apegados a la constitución».

La Constituyente emitió el decreto luego de que la directiva de la Asamblea Nacional se negó a comparecer ante el nuevo cuerpo, al que considera «fraudulento».

«Todo acto de fuerza que contraríe la ley es nulo, y sus decisiones son nulas», dijo el viernes el vicepresidente del Congreso, Freddy Guevara, a la cadena CNN en Español al ratificar que pese a las acciones que tome la Constituyente la oposición mantendrá su postura de no reconocerla.

La decisión de la Asamblea Constituyente contra el Congreso generó el rechazo de diferentes gobiernos y del secretario general de la OEA, Luis Almagro, que expresó en su cuenta de Twitter que «hoy es más imperativo que nunca Consejo Permanente extraordinario» para debatir sobre la crisis venezolana.

Almagro indicó que el decreto representaba un «atentado inconstitucional» directo a la existencia de la Asamblea Nacional.

Estados Unidos también condenó la decisión de la Constituyente, y dijo en un comunicado del Departamento de Estado que mientras el gobierno del presidente Nicolás Maduro siga comportándose como «una dictadura autoritaria» están dispuestos a llevar «todo el peso del poder económico y diplomático estadunidense” en apoyo al pueblo venezolano y su intento de restaurar su democracia.

A inicios de mes Washington amenazó con aplicar sanciones económicas contra Venezuela si seguía adelante con el proceso para reescribir la constitución. Maduro y más de una decena de funcionarios y constituyentes venezolanos han sido sancionados en las últimas semanas por Estados Unidos.

Venezuela enfrenta gran tensión política en medio de una crisis económica con una galopante inflación de tres dígitos, una severa escasez de alimentos, medicinas y otros bienes básicos y una fuerte recesión económica.