Detienen a un hombre por homicidio en Santa Catarina
20 junio, 2020
El racismo se combate al conocer su procedencia, dice antropóloga
20 junio, 2020

Simpatizantes de Trump desafían al coronavirus en mitin

Partidarios del presidente Donald Trump se reúnen para participar en un mitin de campaña en el Centro BOK sin respetar las medidas sanitarias contra el coronavirus. Foto: Afp

Afp

Cientos de simpatizantes de Donald Trump se movilizaron el sábado temprano en Tulsa para el primer acto de campaña del presidente en meses, alegando que el riesgo de contagio de Covid-19 en un estadio grande y repleto de gente no les impedirá escuchar el mensaje de su presidente.

Los alrededores del vallado instalado alrededor del BOK Arena se llenaron de partidarios de Trump que acudieron con gorras y camisetas rojas representativas del «Make America Grat Again», pero muy pocos llevaban tapabocas.

Los signos de distanciamiento social también faltaron a la cita, a pesar de que los casos de coronavirus se han disparado en Oklahoma.

El presidente minimizó el riesgo de que el mitin de esta tarde, que tendrá a miles de asistentes gritando y cantando, pueda desencadenar un brote de coronavirus y priorizó el empuje que este acto debiera darle a su campaña electoral, opacada por la pandemia.

Lo que está en juego en Tulsa no puede ser mayor, tanto por la salud de las 19 mil personas que pasarán horas en el estadio como por las aspiraciones electorales de un Trump que a cinco meses de las elecciones va por detrás de su rival demócrata, Joe Biden, según las encuestas.

«Estamos aquí para demostrar que apoyamos al presidente Trump y que nosotros, el pueblo, ganaremos las elecciones del 2020, sin importar lo que digan los medios de comunicación falsos y otras grandes empresas liberales, izquierdistas y controladoras de la mente», dijo Brad, un hombre blanco que se negó a dar su apellido.

La manifestación ha sido polémica más allá de los riesgos de contagio. Originalmente el acto estaba programado para el viernes, el día en que se conmemora el fin de la esclavitud en Estados Unidos, en una ciudad escenario de una de las peores masacres de personas negras en la historia de Estados Unidos.

El sábado, la multitud congregada fuera del estadio era mayoritariamente blanca.

Este será el primer mitin de Trump desde que el 2 de marzo el país inició un confinamiento para tratar de frenar la propagación del nuevo coronavirus.