María Keitany, hegemónica en Maratón de Nueva York
6 noviembre, 2016
Si jugara futbol, sería el más grande, admite Bolt
6 noviembre, 2016

Siria lanza ofensiva para recuperar Raqa

Miembros de las fuerzas kurdo-árabes, apoyadas por EU, en la frontera entre las localidades sirias de Ain Issa y Raqa. Foto Afp

Afp

Ain Issa. Fuerzas Democráticas Sirias (FDS), apoyadas por Estados Unidos, lanzaron este domingo una gran ofensiva para reconquistar Raqa, “capital” de facto del Estado Islámico (EI) en Siria, con lo que aumentó la presión contra la milicia yihadistas, que también es repelida en su feudo de Mosul, en Irak.

Ambas regiones, separadas por unos 400 kilómetros, son las dos últimas grandes ciudades controladas por el EI, que en los últimos meses perdió gran parte de los territorios conquistados en el norte de Siria e Irak desde 2014. Raqa fue tomada desde hace dos años y medio.

«Comenzó la gran batalla para la liberación de Raqa y su provincia», informó en conferencia de prensa Jihan Sheij Ahmad, vocero de las kurdo-árabes FDS, en la ciudad de Ain Issa. Este anuncio se produce tres semanas después del inicio de la gran ofensiva militar en Mosu.

«Será liberada gracias a sus hijos y a las facciones árabes, kurdas y turcomanas, héroes que combaten bajo la bandera de las FDS, con la participación activa de las Unidades de Protección Popular (YPG)» en «coordinación con la coalición internacional» dirigida por Estados Unidos, señaló el comunicado leído por Ahmad.

La operación se desarrollará en «dos etapas: liberar la provincia de Raqa para aislar a la ciudad, y luego controlar la ciudad», explicó Talal Sello, vocero de las fuerzas kurdo-árabes.

Para ello, la coalición liderada por Estados Unidos con el EI «hizo una primera entrega de arsenal y material, como armas antitanque», precisó Sello.

El contingente militar está integrado por 30 mil combatientes, dos tercios de ellos kurdos y un tercio árabes, según responsables estadunidenses. Durante el anuncio de la operación se vio a decenas de combatientes armados a bordo de vehículos que se dirigían al frente.

Desde Washington, el secretario de Defensa de Estados Unidos, Ashton Carter, advirtió en conferencia de prensa que «la batalla no será fácil» y se congratuló por el inicio de la ofensiva para recuperar la región.

“Hay que poner fin a la ficción del califato del EI y obstaculizar la capacidad del grupo para realizar ataques terroristas contra Estados Unidos, nuestros aliados y nuestros socios”, añadió

Un funcionario estadunidense bajo anonimato confirmó horas antes: “primero haremos un esfuerzo por aislar a Raqa para crear el escenario para un eventual asalto de la ciudad».

Paralelamente, seis niños murieron durante un bombardeo perpetrado por el ejército sirio que alcanzó una guardería en la zona rebelde de la ciudad de Harasta, cerca de Damasco, reportó informó el Observatorio Sirio de Derechos Humanos.

Turquía, al margen de Raqa

Las FDS son consideradas aliadas por Washington en su lucha contra los yihadistas del EI.

Pero esta alianza se complica por la feroz oposición de los turcos contra las FDS, que las consideran la vertiente siria del Partido de los Trabajadores de Kurdistán, en armas desde 1984 contra el gobierno de Ankara.

Sello afirmó que las FDS acordaron con Estados Unidos dejar a Turquía al margen de la batalla para retomar Raqa. «No habrá ningún papel para Turquía en la ofensiva» de Raqa, afirmó.

No obstante, el presidente turco Recep Tayyip Erdogan había asegurado recientemente que las operaciones militares llevadas a cabo por su país en el norte de Siria, para expulsar de la zona al EI pero también a los kurdos, se extenderían hasta Raqa, a unos 100 km de la frontera turca.

Turquía, miembro de la Organización del Tratado del Atlántico Norte, también quiere desempeñar un rol en la batalla de Mosul, que entrará este lunes en su cuarta semana.

Fuerte resistencia del EI en Mosul

En Mosul, las fuerzas de élite iraquíes combatían calle a calle a los yihadistas en los barrios del este de la ciudad, donde «la resistencia es muy fuerte» pero los yihadistas «sufrieron grandes pérdidas», explicó Abdelghani al Asadi, el teniente general del Comando Antiterrorista Iraquí (CTS).

Estos combates impulsan a un creciente número de civiles a huir, y las organizaciones humanitarias temen el desplazamiento masivo de más de un millón de personas atrapadas en Mosul.

Con 1.5 millones de habitantes, Mosul, segunda ciudad más importante de Irak, es mucho más relevante que la ciudad siria de Raqa, que tenía 240 mil habitantes en 2011, antes de iniciarse el conflicto.

En fin, en Irak al menos 18 personas murieron y 23 resultaron heridas el domingo en sendos ataques suicidas en Tikrit y Samarra, dos ciudades al norte de Bagdad.