López-Gatell podría reincorporarse a sus labores la próxima semana: AMLO
5 marzo, 2021
Rueda de prensa del Comité Estatal para la Seguridad en Salud
5 marzo, 2021

«Sólo apliquen la ley», exige Cristina Fernández a jueces en Argentina

En imagen de archivo, barda de la sede del Congreso Nacional argentino. En la manta aparecen de izquierda a derecha el presidente Alberto Fernández, la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner y el gobernador de Buenos Aires, Axel Kicillof. Foto Afp

Stella Calloni

“Yo no les voy a pedir mi sobreseimiento, les voy a pedir que apliquen la Constitución, que apliquen los códigos de fondo y de forma. Está todo escrito, apliquen la ley”, fue la frase final de un contundente discurso en el que la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner desnudó los manejos ocultos de un sistema de judicialización política persecutorio mediante causas armadas, en su alegato vía Internert ante la sala 1 de la Cámara de Casación Penal, que le denegó el derecho de presentación directa para su defensa.

En un momento crítico para el sistema judicial por gravísimas irregularidades, el alegato de Fernández de Kirchner tuvo alcances internacionales, cuya exposición, que duró casi 50 minutos, fue considerada por varios analistas locales como una “cátedra sobre el lawfare”.

Recordó a los jueces que “no tienen que inventar nada, aplicar la ley, que es lo que vengo reclamando desde siempre, no solamente en un ejercicio en que se articulan con los medios de comunicación para decir lo que no es o para tener pruebas que no existen en ninguna parte del expediente”.

Ante la negativa de Casación a su presencia directa, explicó que en “los juicios orales, la oralidad en materia penal implica derechos y garantías también para los acusados (…) entendiéndose como la forma de conseguir un debate transparente propio de las sociedades democráticas, en que las partes se ven las caras y quienes deciden dar el litigio dan la cara. Esto fue lo que motivó mi insistencia en la presencialidad, que me fue denegada por este tribunal”.

Analizó punto por punto el desarrollo y el contexto en que transcurrió esta causa desde 2015, en un lenguaje claro y preciso, demoliendo falsificaciones en el expediente judicial por supuestas irregularidades en la compraventa de dólar futuro, una decisión tomada por el Banco Central de la República Argentina a finales de su segundo mandato en 2015.

En su alegato, la vicepresidenta aseguró que la causa conocida como dólar futuro se “manipuló al calor del proceso electoral” y se convirtió en una maniobra y manipulación, mediante la cual el poder judicial incidió abiertamente en la segunda vuelta de las elecciones, ayudando al triunfo de Mauricio Macri.

Incluyó esto el allanamiento ordenado por el juez Claudio Bonadio (perseguidor permanente de la ex mandataria) al banco central en medio de una conferencia y en horario bancario a sólo cinco días de la segunda vuelta. “Ustedes, el Poder Judicial, contribuyeron a que ese gobierno ganara la elecciones”, afirmó.

Además, quedó establecido que no hubo ningún beneficiado por esta medida entre los funcionarios o amigos de su gobierno, pero sí, y con la posterior devaluación provocada por la gestión de Macri, fueron todos amigos del ex mandatario y ex funcionarios –como Mario Quintana, ex vicejefe de gabinete de Marcos Peña, entre otros– los que ganaron cifras millonarias.

“Nosotros desendeudamos al país”

“Llegaron al gobierno, devaluaron, usufructuaron la devaluación en los contratos de dólar futuro y los que estamos acusados somos nosotros, que desendeudamos al país y pagamos la deuda al Fondo Monetario Internacional (FMI). Hubo ganancias en el balance del BCRA”, sostuvo la ex mandataria, pero los indicadores económicos y el valor del dólar se fueron “al demonio” con la gestión de Alfonso Prat Gay en Hacienda en el gobierno macrista.

“Ustedes también son los responsables, el Poder Judicial. No miren para otro lado, porque ustedes son responsables. Hoy Prat Gay da clases en Columbia y el que nos endeudó (Macri) va a ver partidos de futbol en Catar. Y Axel Kicillof (ex ministro de Economía y actual gobernador de la provincia de Buenos Aires) y yo estamos aquí”, sostuvo, demoliendo la débil y vergonzosa construcción de una causa que, desde su origen, estaba vaciada de todo contenido jurídico y fue atando cabos y lazos entre los laberintos de jueces, fiscales, medios de comunicación, poder político y económico, sin dejar dudas.

“No pasa nada”

“¿Cómo que no tiene que ver? Que se despabilen los argentinos de una buena vez por todas. El Poder Judicial incide todos los días en la vida de los argentinos. En las mujeres que masacran en femicidios espantosos cuando ustedes, como jueces y fiscales, se quedan sentados y ‘no pasa nada’. Y no hacen nada. En los que quieren justicia porque tienen recursos presentados en quiebras, como describió muy bien el presidente (Alberto Fernández) en el mensaje del 1º de marzo, cuando habló, claramente, de cómo incide el Poder Judicial en la vida de la gente”, añadió.

Comparó el caso dólar futuro con lo sucedido con el escándalo del préstamo del FMI y las consecuencias de esta situación que ha estallado en estas horas.

“Este es el sistema que está podrido y perverso y que es necesario que todos pongamos el esfuerzo para corregirlo, para transformarlo, porque no se puede seguir con un país donde nos vienen a endeudar cada 20 años, o cada 10 años viene uno, nos endeuda y después lo sobreseen y vuelve a hacer lo mismo. Esto es lo que está pasando y en esto tienen responsabilidad ustedes”, dijo en referencia a los jueces.