Musicalizando la realidad en Filmin Latino
22 febrero, 2017
Conductores de Uber continúan sus protestas contra operativos de la SCT
22 febrero, 2017

«Somos unos dinosaurios con tesón y amor al oficio»

Víctor Manuel, Ana Belén, Joan Manuel Serrat y Miguel Ríos durante su presentación a los medios de comunicaciónFoto Roberto García Ortiz

Rosario Jáuregui Nieto

Ana Belén, Víctor Manuel, Joan Manuel Serrat y Miguel Ríos, cuatro grandes de la música de España y del mundo, nos regalaron a los representantes de los medios un gran día con su sencillez y sentido del humor: presentaron en conferencia su gira El gusto es nuestro, 20 años, una celebración de su amistad, que comenzará mañana en el Auditorio Nacional su periplo por el país.

En la reunión con los medios, se dijeron dinosaurios que representan el tesón y el amor por el oficio.

Hablaron de todo: de su agradecimiento a México por la generosidad que ha mostrado siempre; del artista que compone sólo por el gusto de hacerlo; de la música de protesta, que aún existe, pero que los medios no difunden; también de la piratería, una amenaza para los jóvenes talentos; de los refugiados, y de la difícil situación que enfrenta el mundo ante la llegada de Donald Trump a la presidencia de Estados Unidos.

Ana Belén abogó por celebrar que estamos vivos y que pese a las muchas complicaciones la vida nos da la oportunidad de festejar muchas cosas, como la alegría, aunque sólo dure un momento. Estoy feliz de volver a encontrarme en el escenario con estos tres hombres que amo profundamente.

La también actriz, recientemente galardonada con un Premio Goya a su trayectoria, reiteró su petición de respeto al derecho de igualdad de la mujer en todos los ámbitos. La balanza está desequilibrada, incluso en el cine. Permitan a ellas hacerlo tan mal como los hombres o igual de estupendo que ellos, insistió.

Expresó su deseo de que la globalización también globalice los derechos humanos.

Serrat, a su vez, consideró que ninguno de los que estaban ahí hacía su trabajo para atraer a las nuevas generaciones ni a nadie. Hacemos la música que nos gusta, que sabemos hacer, que nos emociona. No creo que haya algo más estúpido en un artista que pretender hacer su trabajo pensando en quien lo va a recibir o tratando de convencer, en este caso a los jóvenes, que son los mayores consumidores; es ahí donde está el negocio. El artista tiene que hacer su trabajo sin rechazar a nadie, intentando comprender lo que en la vida ocurre para no quedar huérfano del presente. Yo no me sentiría fracasado si mi música no interesara a los jóvenes, aunque afortunadamente a algunos les gusta.

Aseguró: Hay muchos jóvenes sensibles, atraídos por su realidad, lo que pasa es que no están en el escaparate, porque, pese a que es muy interesante lo que hacen, a veces a los vendedores no les interesa.

Contundente expresó: La canción de protesta no ha desaparecido, lo que pasa es que los medios no voltean a ver a la gente que la hace.

Miguel Ríos, pionero del rock en España, afirmó: Hay artistas que vienen detrás de esta generación (en referencia a los cuatro del presídium). Nosotros representamos el tesón y el amor por el oficio. Nos dimos cuenta de que hacer canciones es más que un entretenimiento.

Respecto de la situación internacional, aseguró: Estamos frente a un neofascismo galopante, de movimientos negacionistas de todos los logros de la humanidad.

El ambiente festivo y desenfadado de la rueda de prensa cambió cuando de súbito Serrat afirmó: El Mediterráneo, que era un puente de culturas, se volvió un cementerio; a la gente se le cerró su corredor de paz. En un año 4 mil 500 personas se ahogaron tratando de encontrar una mejor vida.

Al referirse a la nueva versión sobre el tema homónimo, agregó: “Quisimos hacer con esta canción una queja y un reclamo, para llamar la atención sobre el tema. Las redes sociales han sido muy útiles para difundir por el mundo el tema como estandarte del problema y que sirva para exigir que se cumplan los compromisos de la recepción de refugiados.

El problema real es la injusticia que vive el mundo: guerras, hambre, migraciones. Nadie hace turismo arrastrando a sus hijos a un futuro incierto. Esto sólo se resuelve aplicando humanidad y justicia.

Alguien preguntó si habría un tema de solidaridad con México. El cantautor respondió que considerará la sugerencia.

Víctor Manuel se refirió a la industria discográfica. Afirmó: Está deprimida. Afecta a los nuevos, porque a los dinosaurios, como nosotros no nos rasguña la piel. Con la piratería, primero física y luego digital, ha destrozado al sector. Con ella se rompe la cadena de producción. Bajar música sin pagar daña a la gente joven.

Respecto de Trump, resumió: Sesenta millones de personas regalaron una navaja de rasurar a un chimpancé.

Al retomar el tema de la gira, los cuatro íconos artísticos comentaron que cantarán los temas que a la gente le gustan, porque de cualquier manera se los pedirán.

Muy sonrientes afirmaron: La sorpresa somos nosotros, que estamos vivos, con ilusiones y deseo de cantar.

El gusto es nuestro, 20 años, se presentará del 23 al 26 de febrero y 15 y 21 de marzo en el Auditorio Nacional. Luego viajará a Guadalajara, Puebla y Monterrey.