Estudiantes 'toman' oficinas de FES Acatlán
Estudiantes ‘toman’ oficinas de FES Acatlán
15 agosto, 2016
Suman 9 muertos por sismo de 5.2 grados en Perú
15 agosto, 2016

El ‘streaming’, en auge como fuente rentable para músicos emergentes

Casey Cooper en su casa de Canton, durante su programa Coop3r Livestream Set. Foto Ap

Ap

Anaheim.

Casey Cooper es hoy por hoy uno de los bateristas más famosos del planeta. Tiene un millón de seguidores en YouTube y su ardiente interpretación de Burn, de Ellie Goulding, es de locos.

Pero él prefiere que uno deje de lado sus grabaciones y lo vea en vivo –es decir, por video en streaming–,porque de esa manera gana más dinero.

El video en vivo se está convirtiendo rápidamente en un lugar rentable de Internet, en el que los artistas se benefician de fans que son generosos con sus propinas con tal de codearse virtualmente con sus preferidos. Empresas emergentes como Ampli.fi y YouNow ayudan a fomentar una economía digital en torno al video en vivo. Y ahora titanes de la tecnología como Facebook, Twitter y Snapchat se están sumando a la fiesta.

Distintos artistas tienen sus propias razones para preferir el video en vivo. Cooper, de 24 años, dice que las propinas de los fans pueden generarle más dinero que millones de vistas en YouTube, en el que los dueños de los derechos de autor se quedan con los ingresos por publicidad que acompañan a sus temas.

Los sellos discográficos no han metido la mano en las latas de propinas de los artistas en vivo porque no pueden remplazar las descargas o elstreaming de canciones. Algunos sitios, como YouNow, se han registrado para pagar regalías a los compositores, pero es una suma mínima, de acuerdo con la Sociedad Estadunidense de Compositores, Autores y Editores.

Con su primera sesión en Ampli.fi, un servicio de streaming centrado en el músico, Cooper ganó casi 100 dólares en una hora.

Interacción intensa

Es tan poderoso, afirmó Cooper, que transmitió su programa en vivo desde su casa en Canton, Georgia. “La gente dice, ‘por favor, por favor, por favor háblame. Sólo di mi nombre de usuario”’.

La interacción intensa con los fanses una de las razones por las cuales las empresas de Internet y medios están lanzando iniciativas de video en vivo. Facebook gasta decenas de millones de dólares para reclutar celebridades como Kevin Hart y Gordon Ramsay para los espectáculos en su sistema Facebook Live. YouTube acaba de anunciar que los usuarios se pueden comunicar en vivo desde sus celulares. El gigante del cable Comcast, junto con otras empresas, invirtió 15 millones de dólares en YouNow, sistema de streaming en vivo, popular entre los adolescentes.

¿Cuán popular? Pregúntenle a Sandra Álvarez, estudiante de 14 años en Los Ángeles, que se gastaba 50 dólares al mes –más de la mitad de su dinero– en propinas para artistas en YouNow. Recibía una notificación cada vez que uno de ellos salía en vivo; a algunos los sintonizababásicamente todo el tiempo. Algunos servicios como el emergente Live.me alientan esa devoción al premiar diariamente a seguidores como Álvarez con moneda digital que pueden gastar en regalos virtuales.

El video en vivo no siempre es fácil de pescar. Las emisiones en el Periscope de Twitter suelen terminar antes de que mucha gente se entere de ellas. El video en vivo requiere hábitos que parecen un regreso a los viejos tiempos de las transmisiones de televisión en tiempo real.

Por eso, muchas compañías dan a los usuarios un medio para almacenar y compartir grabaciones… aunque, desde luego, para entonces ya no son en vivo.

Facebook Live empezó a almacenar videos desde el comienzo. Eso permitió que la selfie en vivo de Candace Payne, en un ataque de risa eufórica usando una máscara de Chewbacca, se convirtiera en la sensación de Internet, con 160 millones de vistas desde mayo. Es hasta ahora el video en vivo más popular de Facebook. Periscope ensaya la manera de guardar videos por más de las 24 horas habituales agregando al título un hashtag de guardar. YouNow agrega Momentspara que los usuarios compartan breves tramos de los streams.

La gran pregunta ahora es si se puede transformar el video en vivo en un verdadero negocio y cómo hacerlo. Una fuente de ingresos es la publicidad. Por ejemplo, Twitter transmitirá en vivo 10 partidos de futbol americano de los jueves por la noche en la próxima temporada y ha vendido 60 por ciento de sus espacios publicitarios. Pero el verdadero premio podría ser aprovechar el impulso espontáneo de los fans de conectarse con pequeños streamers con los cuales sienten una conexión inmediata y en tiempo real.

Es un poco como dar una propina a un músico ambulante, pero con la ventaja de la tarjeta de crédito y la distancia de Internet.

Muchos fans pagarán 5 dólares mensuales para tener estatus VIP con un artista, afirmó Bart Decrem, fundador de Ampli.fi, un emprendedor enérgico que vendió una empresa emergente de juegos móviles a Disney en 2010. Con eso en la mayoría de los casos consiguen una estrella dorada junto a su nombre de usuario en el chat, y mayores probabilidades de que el artista los nombre. Es totalmente intangible, afirmó Decrem. Eso es lo más poderoso.

Economía intangible, escape de la rutina

Gracias a la economía intangible, Bernie Katzman, de 71 años, y su esposa, Mindy, han podido escapar de sus vidas rutinarias de maestro y enfermera jubilados. Desde su casa en Jacksonville, Florida, él toca teclado y canta, con la mano izquierda en un piano y la derecha en un sintetizador. Ella chatea y a veces prepara comida sana. Ha pasado un año desde que su hijo de 22 años les enseñó Twitch, un servicio de streaming de Amazon que se usa principalmente para ver en vivo batallas en los videojuegos.

Creíamos que Twitch (contracción nerviosa en inglés) era un problema neuromuscular, señaló Mindy, de 51 años. “Ni siquiera sabíamos lo que era el streaming”.

Los Katzman tienen más de 190 mil seguidores, con medio millar de suscriptores que pagan 5 dólares por mes. Sumando las propinas y 5 dólares por canción ejecutada a pedido, tienen un buen complemento a sus ingresos de jubilados. Los fans les envían fotos de sus mascotas y piden consejos matrimoniales, que la pareja, con 29 años de casada, dispensa gustosa. Es un trabajo de tiempo completo para ambos.

Es una aventura increíble, afirmó Bernie. “Somos pioneros en el campo del streaming”.