Madres de migrantes de CA buscan en México a sus hijos desaparecidos
16 noviembre, 2016
Subastan cuadro de Kooning en 66 mdd
Subastan cuadro de Kooning en 66 mdd
16 noviembre, 2016

«Es tiempo de festejar a indígenas y mestizos que nos dan identidad»

"Es tiempo de festejar a indígenas y mestizos que nos dan identidad"
Jaime Whaley

Cuarenta y nueve integrantes y 50 años es la numerología de un grupo emblemático en el canto latinoamericano.

En 1966 jóvenes músicos, seducidos por el folclor nacional y el canto nuevo, decidieron integrar una agrupación que difundiera la riqueza musical de los pueblos originarios.

Así nacieron en la Ciudad de México Los Folkloristas, que celebrarán con el público cinco décadas de trayectoria el próximo 27 de noviembre en el Teatro de la Ciudad Esperanza Iris.

José Ávila, fundador del grupo, rememoró los días en los que la Peña de Los Folkloristas era el centro de un movimiento con tintes de inconformidad, de búsqueda de algo nuevo en el arte musical, de abrir las grandes avenidas por donde pudieran transitar los nuevos seres que generaría el cambio.

Recordó el devenir del grupo, que ha marcado toda una historia de la música de estas tierras latinoamericanas en su gran extensión, de México hasta la Patagonia.

Éramos un ejército, 18 o 20, que trabajábamos en los conciertos. Ahora quedamos siete, dos mujeres y cinco hombres.

A ello han contribuido defunciones y deserciones. Jorge Saldaña y Salvador El negro Ojeda, fueron parte de aquella brigada.

Formados al calor de las reuniones con amigos y familiares, interpretaban varios géneros, desde el tropical hasta el andino en algo que obedecía a la pluriculturalidad del grupo.

Las hermanas Domínguez organizaban reuniones en su casa y eso fue la energía inicial, recordó Ávila en el vestíbulo del Teatro de la Ciudad, donde se anunció el concierto con motivo de la efeméride, que estrictamente ocurrió en marzo de 1966, cuando el grupo saltó a la escena pública a iniciativa de Paco Ignacio Taibo I, en el Centro Cultural Tabasco

Ávila estudiaba Arquitectura en Ciudad Universitaria, pero la música lo atrapó. Ejecutante de varios instrumentos, se dedicó a dar clases en la que fue la casa del grupo, en la calle de Manzanas, en la colonia Del Valle, el mismo sitio donde estuvo la famosa peña por la que desparramaron sentimiento figuras como Soledad Bravo, los Inti Illimani, Pablo Milanés, Silvio Rodríguez, Violeta Parra, Chabuca Granda y Víctor Jara. El desfile era interminable.

El auge se dio en los años 70, pasó y hubo desinterés, aunque ahora hay un regreso a nuestras raíces, lo fusionan con sus ideas, lo que es positivo, pues se toma el origen, la raíz.

En esos años Los folkloristas estaban tan en boga que grabaron temas para el Mundial de futbol México 70.

Ávila citó nombres: René Villanueva, Rubén Ortiz, Jas Reuter, Héctor Sánchez, quienes contribuyeron a las interpretaciones y creaciones de la llamada nueva canción, como Tierra mestiza, raíz viva, composición de Ávila en la que se utilizan instrumentos prehispánicos.

Tierra… y La paloma son los temas de mayor repercusión para el grupo, que ha visitado distintas latitudes luego de su primera gira, que lo llevó en 1967 a California.

Es tiempo de festejar, pero reconociendo a nuestros maestros, los verdaderos hacedores de esta maravillosa música, que son las comunidades indígenas y mestizas que, a pesar de condiciones de marginación, discriminación y desigualdad, son las poseedoras que nos han dado identidad como mexicanos y latinoamericanos, señalaron Los Folkloristas.

En 1973 fundó la primera compañía de discos independientes del país: Discos Pueblo.

El concierto homenaje se efectuará el domingo 27 de noviembre, a las 18 horas, en el Teatro de la Ciudad.