Denuncian posibles esterilizaciones masivas en centros migrantes de EU
17 septiembre, 2020
La Juventus oficializa la salida de Gonzalo Higuaín
17 septiembre, 2020

Activistas de ‘Ni Una Menos’ exigen renuncia de Rosario Piedra

Integrantes de colectivos feministas durante una protesta frenta al inmueble de la CNDH en el Centro Histórico el pasado 14 de septiembre de 2020. Foto Cristina Rodríguez

Fernando Camacho Servín

Ciudad de México. Las integrantes del Frente Nacional Ni Una Menos que participan en la toma de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) exigieron de nueva cuenta la renuncia de la titular de ese organismo, Rosario Piedra Ibarra, y anunciaron que si no hay respuesta a sus demandas de atención a diversos casos de violaciones a las garantías básicas, van a ocupar más edificios de dependencias gubernamentales.

Tras la reunión que sostuvieron este jueves en el Palacio de Covián con la ombudsperson y con la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, Yesenia Zamudio, representante de Ni Una Menos, insistió en que una de las peticiones del movimiento del cual forma parte es la renuncia de Piedra Ibarra, por “criminalizar” su lucha y no darle respuesta adecuada a sus demandas.

“Vamos a pedirle una disculpa pública para todo el movimiento feminista y que tenga tantita dignidad y que renuncie. (En el encuentro) la responsabilicé por promover el odio mediático hacia mí y hacia el movimiento feminista. Ella se quedó callada, no tuvo palabras” para responder los cuestionamientos, dijo Zamudio, madre de una joven víctima de feminicidio en 2016.

Tras escuchar esta exigencia, “Olga (Sánchez) nos dijo que le diéramos la oportunidad (a Rosario piedra), pero yo no doy oportunidades, es más: estamos pensando en hacer otra toma de otra sede mucho más grande. No hay opción: la señora tiene que renunciar o vamos a tomar todas las sedes hasta que no tenga forma de encubrir sus responsabilidades como servidora pública”, enfatizó.

En ese mismo tono, la activista indicó que las autoridades deben garantizar la alimentación, salud e higiene de las más de 100 personas que en la actualidad se encuentran en el inmueble de República de Cuba 60 –tomado desde el 4 de septiembre– y aseguró que son falsas las versiones que indican que los grupos ocupantes están divididos.

“Les pedimos de la mejor manera que dejen de hacer chisme. Nosotras estamos más unidas que nunca, y si hay grupos (dentro de la toma) que pertenecen a algún partido político, los vamos a evidenciar, pero las feministas, las mujeres y las madres, más que nunca estamos unidas y no hay divisiones”.

No obstante, al ser cuestionada sobre sus diferencias con Erika Martínez –otro de los personajes que se ha vuelto una de las cabezas visibles de la toma–, Zamudio recordó que ella ya deslindó del Frente Nacional Ni Una Menos.

Al tiempo tiempo, y sin aludir directamente a las organizaciones feministas, respondió a las críticas que éstas le han formulado en estos días a través de las redes sociales. “Si no nos quieren donar, no nos donen. No nos estén echando en cara ni la ayuda ni el apoyo porque no lo necesitamos”.

Por su parte, Jenny Godínez, abogada del Frente Nacional Ni Una Menos, también adelantó que este colectivo podría ocupar nuevas sedes si sus demandas no son atendidas.

“Lo que ha pasado a nivel nacional de las tomas simbólicas solamente es un aviso, porque ya les dijimos que si esa fue la forma en la que voltearon a ver a las víctimas, pues entonces se van a seguir tomando las sedes de todas las comisiones y algunas otras instituciones y hoy le quedó claro a la secretaria de Gobernación por qué esa casa de refugio está funcionando como tal.

“Vienen mujeres desplazadas y no tienen dónde quedarse. En los hechos, Ni Una Menos les está brindando la casa refugio. Entonces qué ni nos diga que tenemos que desocupar porque en los hechos está haciendo el trabajo que ellas no están haciendo. Les pedimos mínimamente seguridad, porque ha habido persecución y amenazas y nos respondieron que lo iban a ver”, explicó.