La «mejor fórmula es ser autosuficientes» en básicos: AMLO
16 mayo, 2022
Diálogos de alto nivel sobre asistencia a Cumbre de las Américas, anuncia AMLO
16 mayo, 2022

Activistas regresaron a la “glorieta de los desaparecidos”

En los tapiales que rodean al lugar donde se encontraba la palma, los asistentes pegaron fotos con las facciones de sus familiares. Foto: Pablo Ramos

Néstor Jiménez

Una semana después que familiares y diversos colectivos nombraran al cruce de Paseo de la Reforma con Niza, en la Ciudad de México, como “glorieta de las y los desaparecidos”, ayer regresaron para no desistir en su intención de hacer visibles los rostros de los seres queridos que buscan.

El domingo pasado habían colocado lonas y cartulinas con decenas de casos y bautizaron así a la antigua rotonda de la palma, donde se perfila sembrar un ahuehuete después que el ejemplar que estaban fuera quitado.

Días después, las autoridades capitalinas rodearon con vallas la glorieta, por lo que este domingo pegaron sobre ellas cientos de fotografías de las personas que buscan desde hace décadas.

“No estamos en contra de que se coloque un ahuehuete, al contrario, es precioso, nos dará sombra cuando lo vengamos a visitar, pero eso no va peleado con que sea la glorieta de las y los desaparecidos”, expresó Tania Ramírez Hernández, quien acudió con su hijo para pegar la foto de su padre, Rafael Ramírez Duarte, desaparecido en la capital durante la llamada guerra sucia.

Esta misma demanda fue compartida por todos las personas que se dieron cita en ese lugar.

Agregó que frente a la serie de antimonumentos en Paseo de la Reforma, es congruente que ahora se convierta en una especie de paseo de la memoria y exhortó a que se respete la acción “pacífica, simbólica, y que hace sentido en un contexto en este país que estamos por llegar a los 100 mil desaparecidos y en una ciudad que también tiene sus desaparecidos”.

Independientemente del árbol que se ponga, “sería bueno que nos den la oportunidad de poner las fotos de nuestros hijos para que los vean, para que el país sepa lo que está pasando”, ya que las desapariciones se convierten en una situación que pareciera normal, expuso María Enriqueta Aragón Flores, quien busca a su hijo Carlos Eduardo González Aragón, médico veterinario que se encontraba en su ruta de trabajo cuándo desapareció en octubre de 2019, en Jalisco.

Araceli Rodríguez, madre de Luis Ángel León Rodríguez, policía federal desaparecido en 2009, comentó que pese a que los efectivos de corporaciones han sido estigmatizados, de muchos de ellos también se desconoce su paradero y las indagatorias de sus casos están prácticamente en el olvido por las autoridades.

Recuerdan a Javier Valdez

Entre los casos que no deben ser olvidados se encuentra el del periodista Javier Valdez, afirmó Fili Fernández, de 80 años, y quien colocó en la glorieta una fotografía del corresponsal de La Jornada con un par de veladoras junto a la frase “Justicia para Javier”. Relató que lo conoció en la década de los 80 y luego lo siguió con la lectura de sus notas periodísticas y libros.

Al referirse a su asesinato el 15 de mayo de 2017, en Culiacán, preguntó: “¿Por qué quitarle la vida a Javier?, a todos los que luchan por una vida digna, porque él no luchaba nada más para ellos, y ¿por qué le quitan la vida?, y ¿por qué a Miroslava Breach, a Berta Cáceres, de Honduras, defensora, ¿por qué a Samir?” Mientras tenga oportunidad, dijo, cada año recordará a Valdez y a otros periodistas asesinados.