Boy Scouts de EU aceptan al primer niño transgénero
8 febrero, 2017
Mexicanos crean audífonos para apoyar a niños autistas
8 febrero, 2017

Acuerdan calendario para discutir revalidación de estudios a deportados

Al Congreso le corresponde la modificación a la ley general de educación, pero se acordó que la Cámara Alta también analizará las propuestas de modificación. Foto Roberto García Ortiz / archivo

Andrea Becerril y Víctor Ballinas

Ciudad de México. Las comisiones unidas de educación y de estudios legislativos del Senado acordaron el calendario para iniciar la discusión de la reforma a la ley general de educación, con el objeto de revalidar los estudios a los migrantes mexicanos que sean deportados de Estados Unidos.

El próximo lunes por la tarde asistirán al Senado el secretario de Educación Pública, Aurelio Nuño; el comisionado del Instituto Nacional de Migración, Ardelio Vargas, y el subsecretario para América del Norte, Carlos Sada.

El martes asistirán los secretarios de educación de los estados, entre ellos de Jalisco, Veracruz, Michoacán, Zacatecas. El miércoles 15, asistirán organizaciones civiles, dreamers, académicos y por la tarde asistirán representantes de universidades.

El presidente de la comisión de educación, el panista Carlos Romero Hicks, informó que al congreso le corresponde la modificación a la ley general de educación a siete artículos y al Ejecutivo y a la SEP les corresponde la modificación al acuerdo 286. Sin embargo convinieron legisladores con el Ejecutivo y el titular de la SEP que en los foros de consulta que realizará la cámara alta se analicen también propuestas de modificación a ese acuerdo.

La presidenta de la comisión de estudios legislativos, la priísta Graciela Ortiz, resaltó que el propósito de la iniciativa es que los estudiantes deportados o repatriados con cualquier grado de estudio de educación media, superior o universitaria no tengan problemas para incorporarse de inmediato a las instituciones académicas del país.

Insistió que el propósito es la inserción de los mexicanos que sean deportados por Estados Unidos “respetando sus derechos para que se incorporen, sin desdoro, a continuar sus estudios”.