Inseguridad y educación, reto para nuevo arzobispo de Morelia
6 noviembre, 2016
Gobierno del estado regalará terreno de 4 mil metros cuadrados a sindicato
6 noviembre, 2016

Auscultan en BC cadáver de especie de ballena protegida

Elementos de la Profepa y Semar, durante la labor de auscultación del mamífero marino. Foto Secretaría de Marina

Redacción

Ciudad de México. La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) y la Secretaria de Marina (Semar) atendieron el varamiento de un ejemplar de ballena Rorcual Tropical (Balaenoptera physalus) localizado muerto dentro del área de refugio para la protección de la vaquita marina, a 45 kilómetros al noroeste de San Felipe, Baja California.

En un comunicado se informó que la Profepa coordinó las acciones siguiendo el Protocolo de Atención a Varamiento de Mamíferos Marinos, por lo que acudió con elementos de la Semar, de la Comisión NAcional de Áreas Protegidas y de los buques Sea Shepherd y Museo de la Ballena. En el lugar donde se localizó al ejemplar se pudo constatar que se trataba de un adulto, hembra, de siete metros de longitud y de aproximadamente 13 toneladas de peso.

Especie enlistada en la Norma Oficial Mexicana NOM-059-SEMARNAT-2010, en la categoría de Sujeta a Protección Especial (Pr) y cuyas principales poblaciones se encuentran distribuidas en los Océanos Atlántico Norte, Índico y Pacífico Norte.

«Debido al avanzado estado de descomposición del mamífero marino, se realizaron maniobras marítimas para su disposición final mediante el fondeo en el sitio donde se localizó el cuerpo del evento. Todas las acciones para la atención de este tipo de sucesos tienen por objetivo establecer las bases y procedimientos para su atención, registro y la búsqueda de las posibles causas de la muerte de los ejemplares, así como su atención oportuna para contribuir a la conservación de las poblaciones de los mamíferos marinos».

Los especialistas realizaron la auscultación del ejemplar y no encontraron evidencias de afectación por redes, otras artes de pesca o actividad antropogénica y por su avanzado estado de descomposición no fue posible recabar muestras de tejidos que ayuden a determinar las posibles causas de muerte.

«El ejemplar mostraba evidentes lesiones de mordidas en la aleta caudal propias de especies de tiburones que habitan en esta zona, como es el tiburón blanco».