Opositores rechazan nuevo acuerdo con FARC
22 noviembre, 2016
España detiene a cerebro financiero del caso Petrobras
22 noviembre, 2016

Culpan a automotrices del caos en las verificaciones

En el segundo semestre de este año se dio inicio a la aplicación de la norma 167. Foto Alfredo Domínguez

Angélica Enciso L.

La industria automotriz omitió instalar el sistema de diagnóstico a bordo en vehículos 2006 en adelante, con el que desde julio se realiza la verificación vehicular. Esto ha ocasionado que miles de propietarios vayan más de una vez a hacer la prueba, acudan a las agencias sin encontrar solución y dejen de circular un día a la semana.

Algunas unidades de lujo, como el Mini Cooper, el BMW y otros de años recientes, carecen del sistema de diagnóstico a bordo, que puede ser el OBDII, EOBD o similar, de acuerdo con la NOM 042 de 2003 de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat). Modelos como Toyota y Renault tienen especificaciones que no fueron consideradas al emitirse en junio pasado la norma 167 emergente.

Había 4 millones 50 mil unidades –75 por ciento de los 5 millones 400 mil automóviles que circulan en el Valle de México– que contaban con holograma cero. De ellos, hasta octubre se les había retirado a 30 por ciento, informó hace unos días el titular de la Semarnat, Rafael Pacchiano.

Más de 700 mil autos por día

En el segundo semestre de este año comenzó la aplicación de la norma emergente de verificación vehicular; las autoridades decidieron que los 3.5 millones de automóviles modelos 2006 en adelante que están en circulación debían pasar por las pruebas del sistema de diagnóstico a bordo y de emisiones, pero aún se desconoce si esa regulación, como actualmente se aplica, será definitiva.

Después de la emergencia ambiental de los primeros meses del año, ocasionada por los altos índices de contaminación del aire, la Semarnat y autoridades de los estados de México, Hidalgo, Morelos, Tlaxcala, Puebla y Ciudad de México, que forman la Megalópolis, determinaron poner en marcha la norma emergente de verificación vehicular, debido a que en un año se sumaron un millón 700 mil vehículos con holograma cero a la circulación diaria.

Se decidió que había que bajar las emisiones, y sólo los modelos 2006 en adelante podrían obtener el holograma cero, con la prueba del sistema de diagnóstico a bordo, pues a partir de ese año los automóviles ya debían contar con este dispositivo, de acuerdo con la NOM 042, la cual fija límites de emisiones permisibles en unidades nuevas.

Sin embargo, de acuerdo con testimonios de dueños de verificentros, la industria automotriz no colocó a todas las unidades el sistema, con lo que violó la norma. Durante la negociación de la regulación la industria no reveló esta omisión, indicaron participantes de ese proceso. Algunas unidades sí cuentan con el dispositivo, y aunque se pidió información acerca del cumplimiento de la regulación a la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz, no hubo respuesta.

Hay casos de Toyota, Renault o Ford, que tienen submarcas con sistemas de diagnóstico a bordo que no dan la lectura de los cinco monitores que señala la norma emergente; sólo tienen cuatro, aspecto que no fue considerado en la emisión de esta regulación, y ante esto hay unidades que reprueban la verificación. Otras submarcas, como el Tsuru, tienen una conexión particular, por lo cual se requiere un aditivo especial para hacer la prueba.

Sumado a esto, propietarios de vehículos nuevos se quejan de que no pasan la verificación, lo cual se debe a que estas unidades deben generar un historial de comportamiento, requisito para leer los monitores del sistema, explicó Gabriela Niño, del Centro Mexicano de Derecho Ambiental. Además, hay automóviles que deben circular a cierta altura de la ciudad para que los monitores se activen.

La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente es la encargada de inspeccionar a la industria en el cumplimiento de la regulación ambiental.

Sobre la instalación del sistema de diagnóstico a bordo, respondió que ha realizado visitas de inspección a la industria automotriz, a fin de verificar que los vehículos automotores nuevos que las empresas importaron y comercializaron en el territorio nacional, tengan incorporado el sistema de diagnóstico a bordo y hay procedimientos administrativos abiertos, pero aún no se han impuesto multas.